Page 21

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 139 MAS SUP 26

ENRIQUE DE CARLOS BOUTET impartiría. La Compañía estaba formada por tres oficiales y una serie de brigadieres y subrigadieres con mando sobre los cadetes. No por casualidad se elige a un capitán vinculado a las Guardias de Infantería, cuya consideración elitista se quería imitar; a un teniente que, proveniente de Caballería, tiene una sólida experiencia en diferentes temas, y a un alférez muy destacado, sumamente interesado en construcción militar, buen dibujante y con espíritu inquieto. De la lectura de las Instrucciones no se desprende una subordinación de los maestros de la Academia al comandante de la Compañía: ni en el artículo 6, en que se trata del comandante y su relación con sus subordinados, ni en el 63, que versa sobre el director de la Academia, ni en ningún otro. Más bien al contrario, en este último artículo se especifica que el director dará cuenta al intendente general de Marina. No están claras las razones de esta dualidad. Es cierto que el modelo implicaba que los militares que dirigían la CGM no tenían los conocimientos académicos adecuados en muchas disciplinas y las responsabilidades eran diferentes, pero también lo es que los oficiales impartían determinadas materias, por lo que debían de reportar al director por esa parte, y por tanto la posibilidad del conflicto quedaba servida. Puede apuntarse como razón el deseo de Patiño de controlar personalmente Compañía y Academia. Esta ineficiencia sería un posible problema a resolver, y no se haría hasta la década de los cincuenta del siglo XVIII. Las funciones de tesorería las realizaban los funcionarios de la Intendencia General de Marina. Para otras muchas cuestiones, Patiño se apoyaba también en funcionarios dependientes de él. Las «Instrucciones» de Patiño, base de funcionamiento de la CGM Un año después de fundar la Compañía, Patiño firma el 15 de abril 1718 la «Instruccion para el Gobierno, Educazion, Enseñanza y Servicio de los Guardias Marinas, obligación de sus oficiales y maestros de facultades» (en adelante Instrucciones). Este documento, que regularía todos los aspectos de la nueva CGM, es conocido como «Instrucciones de Patiño» (43). Hay un borrador previo, con contenido prácticamente idéntico aunque variando el (43)  Existen tres ejemplares: dos en el AMN, Ms. 2423, ff. 34-75, y Ms. 1181, ff. 31-57, y otro en el Archivo General de Simancas (AGS), Marina, leg. 3003, s.f. El texto del articulado es el mismo, aunque puede haber ligeras variaciones, todos son de la misma fecha y van firmados por Patiño. Las características más destacables de cada uno en comparación con los otros ejemplares son: ― Ejemplar número 1: AMN, Ms. 2423, ff. 34-75. Tiene un prefacio que no hay en los otros ejemplares, y el título, diferente de los otros, está tachado. La letra no es de escribano y parece tratarse, a pesar de esta fechado y firmado, de un borrador. Con 42 páginas en total, su título ―tachado― empieza «Instrucciones y ordenanzas particulares del año de mil setecientos y diecisiete para la formación de este cuerpo de Guardias Marinas…». ― Ejemplar número 2: AMN, Ms. 1181, ff. 31-57. Se trata de una copia con letra más pulida, legible y pequeña y, sobre todo, concentrada en muchas menos páginas (veintisiete), lo que denota que era ejemplar para ser usado en la propia CGM. 20 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 139


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 139 MAS SUP 26
To see the actual publication please follow the link above