Page 42

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 139 MAS SUP 26

A partir de la estancia de la escuadra de general Álava (3) en Filipinas, entre 1795 y 1803, durante la guerra con Inglaterra se empezó a plantear que la defensa marítima del archipiélago fuera asumida por la Armada, y existe un informe elevado por Álava en este sentido. Como indicativo de lo expuesto, el general Álava ejerció su mando de forma independiente, sin subordinación al capitán general de Filipinas. La Armada se hizo cargo de la defensa marítima del archipiélago de Filipinas y de las instalaciones navales allí existentes por una orden de la Regencia de 6 de marzo de 1813. La disposición establecía que no existiera en aquellas islas otra marina de guerra que la Armada, en la que se integrarían todas las unidades navales existentes en el archipiélago, tanto las pertenecientes al Estado como las corsarias. Correspondió llevarlo a cabo al brigadier de la Armada José Ramón de Gardoqui y Jaraveitia, y se aprovechó la ocasión para suprimir el arsenal de la Barraca, considerado completamente ineficaz y de muy costoso mantenimiento. Desde esta época, Cavite quedó como la única instalación fabril en las posesiones españolas en Asia para construcción y mantenimiento de unidades navales. Una real orden de 1815 hizo que todo volviese a la situación anterior, con las unidades sutiles dependiendo de los oficiales de la Real Hacienda. Así permaneció hasta que en 1827 volvió a los cauces lógicos, pasando de nuevo a la Armada. Fue esta la época en que el brigadier de la Armada Pascual Enrile Acedo recibió el nombramiento de capitán general de Filipinas. El arsenal se encontraba dentro de la bahía de Manila (isla de Luzón) y al sureste de la capital filipina, ubicado en una península artificial creada al unir, mediante el istmo de Dalahican ―construido por los españoles entre 1855 y 1859―, la costa de la isla de Cavite con Luzón, frente a la población de San Roque. Estaba situado entre las ensenadas de Cañacao, al norte, y Bacoor, al sur, ninguna con profundidad suficiente para permitir un fondeo seguro a buques de tamaño medio. En zonas relativamente alejadas se habían dispuesto cofres de fondeo, con cadenas sujetas a «muertos», para asegurar un mínimo de tranquilidad a este tipo de unidades. En el arsenal solo podían entrar pequeños cañoneros. Punta Sangley se encuentra en el extremo de la península de Cañacao, que abriga por el noroeste la ensenada de igual nombre. Allí estaba situado el faro y, durante la contienda hispano-norteamericana, una batería de costa. Su origen hay que buscarlo en 1799, cuando se trasladan allí las instalaciones existentes en San Blas, en el actual estado mejicano de Nayarit, en la Baja California, así como el personal, máquinas y herramientas. San Blas había sustituido a su vez, en 1786, al carenero de Acapulco, creado para el mantenimiento del galeón de Manila, por considerarse esa zona insalubre por su clima. EL TRASLADO DEL ARSENAL DE CAVITE A OLÓNGAPO (BAHÍA DE SUBIC) (3)  Ignacio María de Álava. La escuadra estaba formada por tres navíos y dos fragatas y llegó desde España por el cabo de Hornos. Año 2017 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 41


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 139 MAS SUP 26
To see the actual publication please follow the link above