Page 64

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 139 MAS SUP 26

EL TRASLADO DEL ARSENAL DE CAVITE A OLÓNGAPO (BAHÍA DE SUBIC) La guerra con Estados Unidos Las instalaciones ya construidas en Olóngapo y las que se encontraban en proceso de construcción tuvieron poca relación con la guerra del 98. En 1898, ante la guerra con Estados Unidos, se tomaron diversas medidas para evitar que Subic cayera en manos del enemigo. El contralmirante Patricio Montojo pensaba que era el lugar adecuado para proteger su escuadra, ya que reunía mejores condiciones que la bahía de Manila. Una de las primeras disposiciones fue bloquear el canal este de entrada a la bahía, entre la isla Grande y la costa. Para ello se hundieron en él dos mercantes y el transporte de hélice de la Armada San Quintín, que se encontraba, ya como pontón, en Subic. En segundo lugar debemos referirnos a lo que en la época se denominaba «torpedos» (24). En Subic se disponía de catorce de estas armas del tipo Mathieson, de las que solo estaban operativas cinco, a causa de su mala calidad y de su deficiente mantenimiento, el cual provocó que los cables eléctricos, y hasta el explosivo, se encontraran en mal estado. Los «torpedos» Mathieson eran minas de origen inglés fondeadas con cadena y sumergidor. Funcionaban por contacto o por encendido desde tierra. La Armada adquirió cierto número de ellas para la defensa de las entradas de las bases navales. Hay noticias de que se improvisaron otras dos minas utilizando boyas existentes en Subic. Además, el contralmirante Montojo había solicitado al Ministerio de Marina el envío de una importante cantidad de minas Bustamante, de factura más moderna. Estas armas fueron diseñadas, a partir de 1885, por el oficial de la Armada Joaquín Bustamante (25) y declaradas de necesaria uniformidad en la Marina de Guerra por real orden de 9 de mayo de 1885. Aunque se acordó su envío desde la Península, las trabas en los puertos controlados por los ingleses y el desastre de Cavite obligaron a cancelar su expedición. En lo relativo a las defensas de la bahía de Subic, queda por hablar de la instalación de baterías de costa. En 1898 habían sido enviados desde Barcelona un total de seis cañones Ordóñez, de hierro entubado de 15 cm, que quedaron depositados en la maestranza de artillería de Manila. Siendo piezas relativamente modernas con alcance de 9.000 m, capacidad para perforar blindajes de hasta 20 cm y potencial para poder hacer frente a buques dotados de corazas y con artillería de calibre similar, se presumía que mejorarían las defensas costeras de los arsenales de Cavite y Subic. En reunión mantenida en el palacio de capitanía general, la posición del Ejército fue utilizar estas piezas para defender la bahía de Manila, insta- (24)  En esa época se usaba el término «torpedo» para denominar lo que hoy son las minas submarinas. Para lo que ahora son torpedos se usaba la expresión de «torpedos automóviles». (25)  Joaquín Bustamante y Quevedo, nacido en 1847 y fallecido en 1898 como consecuencia de las heridas recibidas en los combates de la colina de San Juan, en las cercanías de Santiago de Cuba. Era el jefe de Estado Mayor de la escuadra del almirante Cervera y mandaba el contingente de la misma destacado para colaborar con el Ejército. Año 2017 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 63


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 139 MAS SUP 26
To see the actual publication please follow the link above