Page 96

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 139 MAS SUP 26

LAS GALERAS DE ESPAÑA EN LA REGENCIA DEL REINADO DE CARLOS II (1665-1700) franco-holandesa (1672-1678), esfuerzo bélico que, por añadidura, hubo que prolongar en Marruecos a causa del asedio de Melilla en 1679. Esta última fue socorrida en parte desde Cartagena por las Galeras de España, acción donde destacó Francisco de Grimau Altamirano, capitán de la galera Nuestra Señora de la Almudena, quien procedía de las galeras de Malta (1671) y del ejército del Rosellón. En 1674, la rebelión en Sicilia fue aprovechada por Francia para llevar la guerra marítima a ese escenario y España, que era aliada de Holanda, hubo de atender ese frente hasta 1678 (84). Al inicio de la primavera de 1674 coincidieron el nombramiento de un nuevo capitán general de las Galeras de España, el marqués de Bayona, hijo del marqués del Viso (85), y el refuerzo del ejército de Cataluña, al que se envió cebada, que se pagaba a un real por fanega, para la reedificación de la casa de la pólvora (86). La presencia de las galeras dio lugar a problemas de abastecimiento de vino y trigo (87) que obligaron a la regente a dar licencia para traerlo de Cerdeña, Nápoles, Sicilia y Orán. No obstante, al poco el ayuntamiento pidió a la reina gobernadora que se suspendiera la salida de granos, pues la población de la ciudad los necesitaba y el año era muy malo en cuanto a cosecha (88). La sublevación de Mesina amenazaba con prosperar y extenderse, dando lugar a que se enviaran más tropas al frente y, en consecuencia, a la lógica preocupación de los padres por sus hijos reclutados, como el de la marquesa del Viso, que transmitió a Felipe Moscoso, mercader de Alicante: «Cada hora toman peor semblante las alteraciones de Mesina, con que vivo de milagro; Nuestro Señor me asista y permita vea con brevedad a mi hijo en España habiendo aplacado aquel incendio» (89). Algunas galeras de España se trasladaron a Sicilia, y Manuel de Montemayor, veedor de ellas, informó a finales de 1675 de alguna captura de barcos franceses (Vargas, 291/120, 5 abril 1675, y 292/133). Además se repararon Trincabotijas (90) y la torre de Cabo de Palos, para lo que se hizo lista de todos los labradores con carros en los pagos de San Ginés, Garbanzal, Roche, Ferriol, La Palma y sus contornos, con vistas al acarreo de piedra y cal (91). La reconstrucción de esta torre fue ocasión de recobrar los impuestos regnícolas destinados a la construcción y mantenimiento de las torres de defensa litoral, que se habían instaurado a finales del siglo XVI y de (84)  AMM, Cartularios Reales, n. 83, ff. 239r-253v. Madrid, 11 abril 1674. (85)  Francisco de Bazán dirigía las galeras de Sicilia. AMC, Ac. Cap. 1671-1676, c.º 11 marzo 1674, f. 389. (86)  Ibídem, c.º 11 marzo 1674, ff. 389v-390r. (87)  Licencia de saca de 1.020 fanegas a Nicolás Toya Monserrate. Ibídem, c.º 2 mayo 1674, ff. 405v-406r. Otra licencia hubo que dar a Lorenzo Justiniano, asentista de galeras. Ibídem, c.º 24 jul. 1674, ff. 426r-427v. (88)  Se sacó por Cope y Águilas. Ibídem, cº 26 nov. 1674, ff. 464-465 r. (89)  Archivo del Reino de Valencia (ARV), Cartas a los Virreyes, leg. 282, n. 11. Madrid, 27 sept. 1674. (90)  AMC, Ac. Cap. 1671-1676, c.º 4 feb. 1674. ff. 374v-378v. (91)  Ibídem, c.º 1 sept. 1674, ff. 465v-466r. Año 2017 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 95


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 139 MAS SUP 26
To see the actual publication please follow the link above