Page 13

RHN 140 MAS SUPLEMENTO

ANTONIO C. CAMPO LÓPEZ conocido por su exclusiva producción de clavo, no disponía de suficientes recursos naturales para alimentar a la nueva población llegada de Filipinas. Su naturaleza volcánica y su abrupta orografía, sumadas a la cercana presencia enemiga, impidió el desarrollo de actividades agrícolas y ganaderas. El intenso enfrentamiento bélico entre españoles y neerlandeses ―la tregua de los Doce Años no se llegó a respetar en estas islas― y sus respectivos aliados locales (España con Tidore y la VOC (7) con Ternate) en tan reducido espacio geográfico hizo que las poblaciones quedaran concentradas en el interior de los fuertes. El resto del territorio de las islas quedó deshabitado, convertido en una tierra de nadie donde una simple salida fuera del recinto amurallado conllevaba el riesgo de ser atacado, muerto o apresado por enemigos fácilmente emboscados en la frondosa vegetación de la isla. Esta situación provocó que los fuertes españoles dependieran para su subsistencia de la ayuda de Manila. Pese a que intentaron buscar nuevos recursos en las islas cercanas, consiguiendo proveerse de arroz en el norte Sulawesi ―cerca del actual lago Tondano― y de sagú ―alimento elaborado a partir un árbol autóctono, y que por su alto contenido nutritivo constituía una de las bases de la dieta local― en Halmahera, no fue suficiente. Las autoridades de Manila pronto comprendieron que para conservar las Molucas y evitar el total control holandés sobre ellas se hacía necesario el envío de recursos periódicos desde Filipinas. Los barcos holandeses, desde el sur, llegaban fácilmente a las Molucas. Las flotas de la VOC que anualmente se enviaban desde los puertos neerlandeses, tras la circunnavegación de África, llegaban a Batavia, para desde allí abastecer y dar soporte a sus diferentes factorías en Asia. Junto a Batavia, su posición en la isla de Ambón (Amboina) les permitían el dominio del archipiélago de las Molucas. Solamente la presencia española en el norte y la influencia de Macasar (8) en el sur podían hacer frente a la agresiva expansión holandesa. El norte de las Molucas, donde se asentaban los sultanatos de Ternate y Tidore, era el centro de poder de todas las Molucas ya que entre ambos soberanos se repartían el dominio del resto del archipiélago (9). Los holandeses, con su tutela sobre Ternate, consiguieron el control de casi todas las Molucas. Solo la alianza entre España y Tidore consiguió oponerse a este control, del que únicamente escapaban las zonas con presencia de fuertes españoles: Tidore, sur de Ternate, norte de Sulawesi y la costa occidental de la gran isla de Halmahera. (7)  Verenigde Oostindische Compagnie (Unión de Compañías de las Indias Orientales). Compañía comercial fundada en 1602, con un gran número de atribuciones concedidas por los Estados Generales para conseguir el control y monopolio del comercio asiático, como la firma de tratados de paz y la construcción de fuertes y factorías. (8)  El sultanato de Macasar, en el sur de Sulawesi, fue el único poder local capaz de oponer resistencia a la expansión holandesa en el sur de Asia, siendo un gran aliado de los españoles en las Molucas. (9)  ANDAyA, p. 175. 12 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 140


RHN 140 MAS SUPLEMENTO
To see the actual publication please follow the link above