Page 18

RHN 140 MAS SUPLEMENTO

EL SOCORRO DEL MALUCO dos desde el siglo xVI, siempre fueron fieles aliados de España. A fin de evitar que toda la carga del Socorro pudiera caer en manos de las naos holandesas apostadas a la entrada de Ternate, los españoles acostumbraban almacenar parte de ella en esta isla, para poco a poco, y por medio de pequeñas embarcaciones, ir introduciendo las provisiones en los fuertes de las Molucas. Las embarcaciones adelantadas durante la travesía solían esperar en esta isla al resto de la flota, para poder emprender la entrada conjunta en el canal de las islas de Ternate y Tidore. En los últimos años del Socorro fue parada obligada para al menos uno de los barcos que integraban la flota, a fin de socorrer a los soldados y religiosos españoles allí establecidos. Composición de la flota El socorro del Maluco tuvo una composición variable. Su organización estuvo determinada por la situación de las islas Filipinas, principalmente en Manila. La composición de la flota y los refuerzos que transportase eran decisión de la máxima autoridad de las islas, es decir del gobernador de Filipinas. Solía componerse de unos pocos barcos y una veintena de embarcaciones, aunque en tiempos de escasez de recursos el Socorro podía reducirse a tan solo unos pocos barcos de transporte, y ocasionalmente, de forma esporádica, incluso a una única embarcación ―tal sucedió en 1622, cuando el gobernador, Alonso Fajardo, envió un refuerzo de 30 soldados y plata en un champán chino― (21). Sin embargo, la llegada de una gran flota desde Nueva España solía llevar aparejada la organización de una buena flota para las Molucas, y hubo veces en que el Socorro lo conformó una gran escuadra de guerra. y así, en 1611, el por entonces gobernador de Filipinas, Juan de Silva, tras haber derrotado a una escuadra neerlandesa en la bahía de Manila, intentó expulsar al enemigo europeo de las Molucas, para lo que armó una expedición compuesta de casi 2.000 personas a bordo de más de una veintena de embarcaciones (22). Analizando la composición de las flotas a lo largo de todo el periodo histórico aquí estudiado, podemos diferenciar los siguientes tipos de embarcaciones: ― pataches. Naves de carga propiedad de la Corona, aunque en ocasiones también documentamos algunas particulares (propiedad de comerciantes). Fueron las embarcaciones más usadas en toda la historia de la flota; ― champanes. De origen asiático, su principal función era el transporte de todo lo necesario para el mantenimiento de los fuertes. Su escasa capacidad defensiva obligaba a que, para asegurar su carga, fuesen escolta- (21)  SAN AGUSTíN, p. 436. (22)  RAH, Fondo Jesuita, tomo 87. Carta Anual de la Provincia de Filipinas de la Compañía de Jesús del año 1610. Manila, 13 junio 1611. Año 2018 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 17


RHN 140 MAS SUPLEMENTO
To see the actual publication please follow the link above