Page 187

RHN 140 MAS SUPLEMENTO

Entonces, ante la imposibilidad de marinar y de llevarse las dos galeras apresadas, optaron por quemarlas, después de despojarlas de las armas y efectos, entre los cuales había «… dos pendones en la galera grande, muy grandes, de oro é seda, los mejores que en el mundo podian ser» (67). Hubo nuevas expediciones a Berbería, hasta que Enrique III recibió la petición de ayuda del rey francés Charles VI el Loco (1368-1422, que reinó entre 1380 y 1422), implicado en la Guerra de los Cien Años (1337-1453) contra Inglaterra. Y en 1405, Enrique III decidió enviar allí a Pero Niño como capitán de una flota de tres galeras y una nao, que zarpó de Santander y, después de una dificil travesía, llegó a La Rochela. De allí hizo una incursión en el río Garona y acometió un intento de entrar en Burdeos, en el territorio inglés de Guyena, aunque la noticia de la próxima llegada de una flota inglesa hizo que Pero desistiese de su empeño y regresara a La Rochela, después de efectuar algunos saqueos en ambas orillas. A su regreso al puerto francés se le unió la flota de dos galeras construidas y armadas por mosén Charles de Sabasil, quien se puso bajo su mando: «E Mosen Charles era tan cortés Caballero, que siempre le plogo de guardar capitania á Pero Niño: é dixole, que él mandase acender faron en su galera á costumbre de Capitan de mar, é quél le seguiría asi como las otras sus galeras » (93). Entonces los dos decidieron ir en busca de naves inglesas en el canal de la Mancha. Al hacer escala en Brest, se encontraron con «… la flota de Castilla, de que era Capitan Martin Ruiz de Avendaño: é Pero Niño, é Mosen Charles fablaron con el Capitan de las naves sobre pasar en Inglaterra; é non se pudieron concertar, segund que paresció adelante, ca él non tenia en voluntad, él nin su compañia, si non de ganar con los mercaderes que traian» (93). El texto continúa señalando el inconveniente de que el rey envíe expediciones comandadas por alguien cuya mayor preocupación es hacer presas y obtener beneficios, en vez de ir en contra del verdadero objetivo: «Esto contesce al Rey por non enviar é dar el cargo á tales omes que él entienda que non han cobdicia de allegar grand riqueza; mas honra é buena fama de su Rey, é suya, porque ende pueda galardonar el Rey, é facer bien á quien le sirve sin arte. Aquella es buena riqueza ganada justamente é sin tacha» (94). Entonces, Pero Niño y mosén Charles decidieron ir a Inglaterra, y durante la navegación sufrieron los efectos de un gran temporal. El primer desembarco fue en la localidad de «Chita» (algunos creen que se trata de Saint Erth, unos 10 kilómetros al noreste de Penzance, aunque podría ser Seaton o Charmouth), en Cornualles, donde tomaron dos naves: 72 SUPLEMENTO N.º 27 A LA REVISTA DE HISTORIA NAVAL. Núm. 140


RHN 140 MAS SUPLEMENTO
To see the actual publication please follow the link above