Page 87

RHN 140 MAS SUPLEMENTO

ALEJANDRO ANCA ALAMILLO año. De 70 cañones de porte (3), tenían 90 codos reales (o de ribera) de eslora, 25-06 de manga y 12-15 de puntal (4). Ambos arqueaban 1.789 toneladas (5). El invencible, tras entrar en servicio el 10 de mayo de 1744, se integró en la escuadra de Andrés Reggio, combatiendo en aguas cubanas el 12 de octubre de 1748 contra una flotilla mercante, escoltada por un navío de 70 cañones y cuatro fragatas de cincuenta, uno de cuyos buques logró apresar. Al día siguiente se produjo el encuentro con la escuadra de Knowles, compuesta de seis navíos, en el que, tras el enfrentamiento, perdió los masteleros. El vencedor, en cambio, no podía presumir de un historial guerrero del nivel del de su gemelo, e incorporado a la Armada el 1 de enero de 1748, tuvo una vida naval sin sobresaltos hasta el día de autos. Los dos navíos se encontraban desarmados (6) desde el año anterior (7) en el arsenal de La Graña (8), oficiando interinamente de pontones, por lo que a bordo solo estaba una mínima parte de su dotación real, encargada de su mantenimiento. Medidas de seguridad en los buques de la época que se encontraban desarmados qué duda cabe de que el fuego es uno de los mayores peligros a los que puede enfrentarse la dotación de un barco. Esta obviedad se convertía en axioma en aquellas fortalezas flotantes de madera que eran los navíos del siglo xVIII. Tres eran las causas que podían provocarlo: las brasas del tabaco, las luces de a bordo y la cocina. (3)  El constructor Alejo Gutiérrez de Rubalcaba solicitó al marqués de la Ensenada, en una misiva fechada el 10 de marzo de 1744, que se vigilara la homogeneidad estructural y constructiva de los navíos que iban a salir de La Habana, por lo que deducimos que las estáticas de ambos, si no idénticas, no tendrían demasiadas diferencias. (4)  Como el codo real equivale a 0,57468 m, tenían 51,72 m de eslora, 14 de manga y casi 7 de puntal. (5)  El invencible costó 126.841 pesos, y el vencedor, 176.000. (6)  En tiempos de paz, o cuando llegaba el periodo de invernada, los buques cuyo servicio no se hiciera indispensable se desarmaban y sus pertrechos (arboladura y jarcia) se guardaban en el denominado «almacén de desarmo». (7)  Habían zarpado de La Habana el 13 de mayo de 1749 rumbo a Ferrol, integrados en la escuadra del teniente general Andrés Reggio, conduciendo caudales ―oro, plata (acuñada y en barra)― y otros géneros (cobre en planchas, medicinas, grana, añil, azúcar, tabaco, café y cacao entre otros). (8)  Recordemos que la real orden de 5 de diciembre de 1726 aprobó la construcción de un arsenal en la playa contigua a la villa de La Graña; y, aunque ya en 1732 se dispuso su sustitución debido a lo limitado del espacio de sus terrenos, que impedía atender las necesidades constructivas, logísticas y residenciales de un establecimiento naval-militar de estas características, lo cierto es que hasta 1750 (real orden de 14 de enero de 1750) no se dio comienzo a las obras del nuevo arsenal de Ferrol, obras que por cierto no fueron finalizadas hasta el 31 de enero de 1782. 86 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 140


RHN 140 MAS SUPLEMENTO
To see the actual publication please follow the link above