Page 25

RAA 873

A mediados de julio de 1983, nos presentamos en el Ala 11. Acabábamos de salir destinados, flamantes pilotos de caza. Las reglamentarias presentaciones duraron poco. Enseguida: «¿Tenéis el equipo de vuelo aquí?». «¿Tenéis cinturilla?» No teníamos de nada, pero a los pocos minutos ya estábamos estrenándonos en el Mirage IIIEE (la segunda E, de España). Nuestro primer vuelo en «la plancheta», o mejor dicho, en «LA PLANCHETA», con mayúsculas. Así era esta unidad, así era este avión. Había pasión por volar y toda la unidad se entregaba a ella, mecánicos, controladores, pilotos… Esto explica por qué el Mirage III voló 88.000 horas en tan solo 22 años de servicio en el Ejército del Aire y con tan pocos pilotos. Se volaba sin parar. Vuelos la mayor parte de las veces de una hora, pero sin parar. De aquella misión recuerdo las siluetas del resto de los Mirage cruzando la típica calima veraniega del sudeste peninsular. Era una misión alto-bajo-alto para un ataque al suelo. La verdad es que esa preciosa silueta pegaba perfectamente con el camuflaje oscuro, más adecuado probablemente para los verdes paisajes franceses que para las amarillentas llanuras españolas. Pero el efecto era espectacular y la combinación con esa pequeña cabina «abrigada» en la punta del fuselaje hacía de él un avión para no olvidar. El avión entró en servicio en el Ejército del Aire en 1970 y su diseño respondía a las necesidades tácticas del momento. En los años cincuenta la URSS había desarrollado unos sistemas de defensa antiaérea que solo se mostraban vulnerables a los vuelos a muy alta cota y muy veloces. Estaban distribuidos en la geografía mundial por toda su área de influencia. La velocidad era una de las claves para valorar las virtudes de un avión y la poderosa Marcel Dassault se había puesto manos a la obra para responder al desafío. Había que conseguir un avión que fuera capaz de volar muy alto y muy deprisa… y nació el Mirage III. Estaba diseñado para alcanzar 2,2 veces la velocidad del sonido. Reco- REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Mayo 2018 343


RAA 873
To see the actual publication please follow the link above