Page 35

RAA 873

T-100 DRS en pleno vuelo. (Imagen: Leonardo DRS) permite plantear un escenario táctico digital basado en mapas, fuerzas aliadas, amenazas y objetivos de la misma índole, que serán contrarrestadas de forma virtual gracias a la emulación de equipamiento tanto de búsqueda y seguimiento de objetivos como de sistemas de guerra electrónica, así como armamento asociado. La simulación deseada puede llevarse a cabo con el avión como único elemento, simulando el escenario correspondiente por sí mismo gracias a datos cargados previamente en el ordenador del propio avión, como con elementos diversos, tanto aviones en vuelo como el simulador, gracias al intercambio de datos mediante datalink. Así, es posible que, mientras que un T-100 se encuentre en el aire, su wingman sea el piloto que se sienta en el simulador, siendo ambos capaces de ver a través de su LAD, HUD o HMD las «amenazas» del teatro de operaciones virtual cargado, así como los objetivos terrestres, actuando en consecuencia con los objetivos del entrenamiento. Por su parte, el sistema de entrenamiento en tierra del piloto (integrated pilot training system, ITPS), incluye tanto los datos extraídos de los diversos sistemas del avión para realizar un análisis postvuelo como el sistema de entrenamiento basado en tierra (ground-based training systems, GBTS) y el soporte integrado logístico (integrated logistic support, ILS), que integra las clases de adiestramiento con sesiones específicas de simulador que permiten al estudiante familiarizarse con el avión, sistemas de a bordo, procedimientos básicos, con el objetivo de reducir el número de horas de vuelo reales. El encargado de fabricar y mantener el GBTS sería la empresa CAE, con sede en Orlando (Florida). La entrada en concurso del T-100 se inició como una colaboración entre Alenia Aermacchi (la firma original antes de la formación del Grupo Leonardo) y General Dynamics, retirándose esta del concurso en abril del 2015. Rumores, ciertamente reafirmados por comunicados oficiales de General Dynamics, reflejaron, pese a las magníficas cualidades del avión y la logística asociada, la falta de confianza en que la performance del avión cumpliese los estrictos requisitos de la USAF, especialmente en lo que concernía a los factores de carga y regímenes de giro sostenido demandados al futuro entrenador (desarrolla 8 g en un viraje sostenido, pero con una carga de combustible equivalente al 50  %, como hemos visto anteriormente). No obstante, la por entonces ya constituida Leonardo no tardó mucho en encontrar un nuevo socio americano, Raytheon, junto con declaraciones de oficiales de la USAF a la que las cualidades del avión y las capacidades de entrenamiento del programa, maduras y probadas, les impresionaban. Esta asociación trajo consigo la creación del avión de ensayos, cuyas imágenes acompañan al texto. Sin embargo, las aspiraciones de Leonardo sufrieron un duro golpe en enero de 2017: Raytheon abandonaba la competición, dejando constar en las declaraciones posteriores a este hecho que no habían sido capaces de llegar a un acuerdo entre las dos compañías que «mejor representase los REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Mayo 2018 353


RAA 873
To see the actual publication please follow the link above