Page 82

RAA 873

La entrada de un nRPA por la toma de aire resultaría catastrófica Aparte de los componentes de control de vuelo autónomo, la carga de estos artefactos remotos incorporará una cabeza de guerra, un propulsor cohete y una cámara térmica. Dado lo restringido del espacio, la ojiva demanda explosivos con altas energías/ velocidades-de-detonación; sin embargo, tanto objeto volante con explosivos/ propulsantes a bordo supone una amenaza notable para instalaciones y aviones amigos, lo cual exige usar materiales de baja vulnerabilidad e insensibles, denominados LOVA (low vulnerability ammunition), IM (insensitive munition) o MURAT (Munitions à risques atténués), inmunes al fuego, detonación o accidentes. Consecuentemente, los propulsantes se elaboran a partir de exógeno (RDX) o/y octógeno (HMX), micronizados y sinterizados en un polímero ligante, en tanto que en explosivos, los compuestos energéticos TEX y familia FOX cobran fuerza. Sin lugar a dudas, la cámara térmica confiere al nRPA su precisión al fijarse, sin desviarse, en las partes más calientes del agresor, desechando radiaciones ambientales. Esto lo logra la empresa Flytron con su DroneThermal, una cámara minúscula para nRPA. Esta tecnología también podría aplicarse al combate aéreo cercano, inclinando la balanza a favor del caza lanzador de enjambres. La dispersión de un enjambre numeroso en posición y momento apropiado colocaría en serias dificultades al caza enemigo, dado que cada nRPA trataría de guiarse hacia la toma de aire transportando su carga bélica. Para que el enjambre distinga entre aviones amigos y enemigos es necesario que el avión lanzador ejerza de GCS coordinando automáticamente al enjambre, que pasará a modo autónomo cuando pierda la señal del GCS, al distanciarse el lanzador. En ese instante, un temporizador colocado en cada nRPA inicia la cuenta atrás para su autodestrucción, a fin de impedir que haya objetos explosivos volando en el espacio aéreo durante largo tiempo. CONCLUSIONES Batir récords es un hecho innato al ser humano y el mundo de los RPAno iba a ser menos. Con la meta puesta en erigirse en primera potencia mundial, China no solo ha roto un record en enjambres con 119 agentes, sino que también ha establecido en 1.000 la marca de número de drones volando simultáneamente siguiendo rutas preprogramadas. Sin subestimar estos avances, técnicamente se considera más rentable incentivar la cooperación entre agentes, optimizando la colaboración y apoyo mutuo, de manera que el enjambre evolucione hacia una conducta colectiva e inteligente. La expresión inteligencia de enjambre tampoco escapa de las aspiraciones de China, que entra en liza con su ambicioso proyecto Artificial Intelligence 2.0. Qué duda cabe que la cantidad de potenciales aplicaciones de los enjambres es enorme y no para de aumentar, algunas ciertamente singulares. Un destacable ejemplo de una de ellas es intensificar la efectividad de los señuelos (chaff/bengalas) dispensados para hacer frente a misiles, combinándolos con enjambres. Los nRPA serán desplegados junto con los señuelos al ser iluminada la aeronave por un misil. Estos agentes irán provistos de una cabeza explosiva de tal modo que cuando el misil caiga en la «trampa» que le tienden los señuelos, los vehículos remotos se aceleren sobre el agresor activando sus detonadores. • 400 REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Mayo 2018


RAA 873
To see the actual publication please follow the link above