Page 45

Revista de Aeronáutica y Astronáutica 875

máxima y durante las operaciones prolongadas en climas extremadamente cálidos, que merman, con cierta injusticia, sus cualidades. No es de extrañar, por tanto, que Sikorsky comenzase un desarrollo propio denominado XH-59 hace prácticamente 40 años y con el helicóptero militar alcanzando su apogeo operativo durante la guerra de Vietnam, que permitiese superar esas limitaciones operativas inherentes. Desgraciadamente, el proyecto fue un hijo de su tiempo, y aunque los resultados fueron, pese a ello, excelentes, no consiguió el apoyo suficiente para seguir adelante. Ahora, en pleno siglo XXI, el límite de mejora de material de ala rotatoria que, en algunos casos, fue diseñado hace más de 40 años está llegando a su fin. Mantener una elevada capacidad en términos de disponibilidad y eficacia exige la sustitución paulatina de estos activos por otros diseñados bajo los principios y aplicaciones tecnológicas actuales, que a su vez reduzcan los cada vez más elevados costes operativos, siendo estos unas cuantas de las causas que han llevado a la creación del Programa Future Vertical Lift. Lockheed Martin cuenta con una ventaja: la reciente adquisición de Sikorsky, compañía que, antes de su compra por esta, desarrolló el novedoso y, como se ha demostrado, fundamental X2, que combina las ventajas y actuaciones de un helicóptero (capacidad de maniobra en el plano vertical, agilidad, disponibilidad y demanda operacional en entornos no adecuados para un ala fija) con las de un avión convencional (velocidad especialmente) sin ser una solución tan radical y demandante como ha demostrado ser la de Bell y su V-22 Osprey. Al igual que el XH-59, el X2 también fue un hijo de su tiempo, adoptando por ello toda serie de novedosas innovaciones y soluciones que le hicieron ganador de múltiples distinciones y que han posibilitado el inicio de un nuevo ciclo de vida para el helicóptero en su concepto original plasmado tanto por el Raider como por el SB>1 JMR, quizá semejante a lo que la aviación militar de ala fija experimentó cuando se superó la barrera del sonido en aquel cada vez más y más lejano, 14 de octubre de 1947, algo que solo el paso del tiempo dirá. n REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Julio-Agosto 2018 555


Revista de Aeronáutica y Astronáutica 875
To see the actual publication please follow the link above