Page 63

Revista de Aeronáutica y Astronáutica 875

Desplegar en cualquier parte del mundo es una capacidad inherente al componente aéreo, y los contenedores de 20 pies se convierten en un elemento esencial para el trasporte, ya sea por tierra, mar o aire raciones no suele mostrarse generoso. A menudo se inician las operaciones con poco más que una pista y el inestimable elemento inicial de seguridad. Si añadimos la infraestructura mínima esencial, obtendremos la fórmula de la base aérea de operaciones desplegable, o DOB. Concretamente, iniciar un despliegue en un entorno austero está estudiado para partir de entre un cero y un veinticinco por ciento de infraestructuras necesarias (pista de longitud y resistencia adecuadas, calles de rodaje, plataforma de estacionamiento utilizable y espacio para levantar un campamento eventual) y tener acceso a agua (aunque esta deba ser purificada). No es mucho. El jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire, en su Directiva 14/13, establece el desarrollo de la estructura de la DOB por grupos (Jefatura, Grupo de Apoyo a las Operaciones Aéreas, Grupo de Apoyo Logístico, Grupo de Apoyo Sanitario y Grupo de Protección de la Fuerza), dentro de los cuales van encuadrados unos módulos relativos a capacidades «irrenunciables». Estos módulos han sido asociados a unidades aéreas concretas del Ejército del Aire que sirven como referencia. El MACOM es unidad de referencia del mando de la DOB; la ESTAER del módulo administrativo (secretaría); la SEA de la Dirección de Asuntos Económicos (DAE) para el órgano de apoyo financiero; la base de Zaragoza para operaciones de pista y apoyo a unidades transeúntes; el CLOMA para combustibles, rescate y contra incendios; la UMAAD Madrid para apoyo sanitario; la JSTCIS para asuntos CIS; SEADA para ingeniería y castramentación; la EEAUTO para automóviles; el ACAR Bobadilla para manejo y almacenamiento de munición; la ETESDA para servicios de personal, alojamiento y manutención; la AGA para apoyos base; JMOVA para logística aérea; GRUMOCA para el centro de operaciones base (BOC), control de tráfico aéreo y meteorología, y finalmente el EADA para desactivación de explosivos (EOD)11, apoyo al transporte aéreo (CATO)12, manejo de cargas, equipos de control de combate (CCT)13 y finalmente seguridad y defensa activa y pasiva (CBRN)14. Definidas la necesidad y las unidades de referencia, sobra hablar del interés que reviste para nuestro Ejército del Aire prepararse en este aspecto. Adiestrar a la fuerza en la proyección de una DOB con medios propios constituye un activo cuyo valor no para de crecer, siendo objeto de estudio y evaluación por parte del Mando Aéreo de Combate durante ejercicios y despliegues. La base aérea de Málaga es un punto de inicio perfecto para probarlo. LA BASE AÉREA DE MÁLAGA COMO BASE DE DESPLIEGUE La Base Aérea de Málaga, según el Real Decreto 1167/1995, de 7 de julio, es un aeródromo de utilización conjunta por una base aérea y un aeropuerto. Comparte sus superficies aeronáuticas con el Aeropuerto Internacional Málaga-Costa del Sol junto al delta del río Guadalhorce, en un enclave considerado ventajoso por el clima, la proximidad a las ciudades autónomas y peñones del norte de África y al estrecho de Gibraltar. Una de las unidades de referencia que contempla la Directiva del JEMA 14/13 es el EADA. Su experiencia en despliegues es extraordinaria, lo cual la hace acreedora de la excelencia en roles derivados de la protección de la fuerza REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Julio-Agosto 2018 573


Revista de Aeronáutica y Astronáutica 875
To see the actual publication please follow the link above