Page 102

Revista de Historia Militar 123

102 CARLOS ALBERTO FONT GAVIRA atendido por un médico alemán y dos auxiliares. El hospital acabó teniendo capacidad para atender y tratar a unos 100 enfermos. El gobernador de la Guinea española, Ángel Barrera, no podía ocultar su admiración por la eficacia de las fuerzas coloniales alemanas, y en consecuencia fue tildado de germanófilo en numerosas ocasiones por parte de sus opositores. Los campamentos de internados seguían una organización militar y en su interior regía una disciplina muy estricta. En teoría los oficiales españoles dirigían los campamentos, pero la gestión del día a día estaba a cargo de los alemanes, quienes tenían un amplio margen de maniobra. Dentro de la organización de los campamentos hubo una experiencia de organización colonial curiosa: “el pequeño Bokoko.” A los jefes nativos de Camerún, con sus allegados, después de trasladados a Fernando Poo, se les asignó una antigua hacienda de cacao, situada en la costa Oeste de la isla y a una distancia aproximada de dos horas del puerto de San Carlos, a la que se le dio el nombre de “Pequeño Bokoko.” Sobresalían los puentes de madera construidos para atravesar las numerosas gargantas del terreno y el camino construido de unos 16 kilómetros que conectaba con el Gran Bokoko y se podía transitar a pie, caballo, bicicleta y en carros ligeros. En este terreno se fundaron varios pueblos separados por tribus como los bane, bambelles, jaundes, etc A este último grupo pertenecía uno de los personajes más célebres y pieza clave en la administración colonial alemana en Camerún y el ya mencionado Karl Atangana. El denominado “rey de los pamúes”, de educación y formación europea, aglutinaba bajo su égida a varios grupos nativos cameruneses. Atangana residía en el gran poblado de Bokoko, quedando los soldados en los campamentos de Banapá en la finca de Moritz y otro camino de Rebola, más los que se quedaron por los alrededores de Santa Isabel en lo que hoy se llama pueblo Yaundé. Las autoridades españolas explicaban el porqué de la ubicación del rey de los pamúes: «y cuando a los Yaundés refugiados en este territorio me decidí a transportarlos a esta Isla, puesto que en Bata dado el lugar donde estaban instalados y no poderse establecer el interior para hacer sus plantaciones y haber muerto muchos allí, por falta de recursos,... establecido en Bokoko al Sur de Batete en Punta Argelejos, sin bubis, en las proximidades y cerca de la antigua finca Romera, hoy de Maximiliano Jones que les ha facilitado alojamiento en sus barracones estando construyendo ya los poblados.» Tanto el establecimiento de Atangana como sus súbditos fueron recordados mucho tiempo después del fin de la guerra y tras su vuelta a Camerún, como recogió las páginas de “La Guinea Española” el 2 de diciembre de 1959, con un tono apologético de la labor que España realizó en aquel momento: «Aquí todavía viven los que vinieron con Atangana y son posedores de grandes fincas y se dedican a toda clase de negocios, pues España con su magnanimidad no ha dejado ni por un momento de mirar a estos nómadas como sus hijos los Revista de Historia Militar, 123 (2018), pp. 102-108. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 123
To see the actual publication please follow the link above