Page 199

Revista de Historia Militar 123

DE GRANADA A PAVÍA. LA EVOLUCIÓN DEL EJÉRCITO ESPAÑOL... 199 por los franceses y llevarles a una zona de emboscada, donde dos cuerpos de infantería española caería sobre sus flancos. El plan se llevó a cabo de tal manera que los franceses que tomaron parte en la persecución quedaron muertos o prisioneros. Cuando el duque de Nemours quiso darse cuenta, los españoles ya estaban en Barletta con los prisioneros. Fue un gran ejemplo de preparación, disciplina y coordinación entre los mandos de las distintas unidades. 1503 (primavera): Asalto a Ruvo Al fin, la ciudad de Castellaneta se entregó a los españoles. Cuando lo supo el duque de Nemours, puso a su ejército en marcha hacia esta ciudad para someterla. Enterado el Gran Capitán de las intenciones del duque, ejecutó otro audaz golpe contra los franceses. En una noche, el Gran Capitán salió de Barletta en dirección a la ciudad de Ruvo, defendida por el Señor de la Palisse, recorrió catorce millas a marchas forzadas y al amanecer estaba ante los muros de la ciudad. El Gran Capitán desplegó su artillería y en cuatro horas abrió una brecha en la muralla, la infantería española se lanzó al asalto por ella. La lucha cuerpo a cuerpo duró siete horas, pero el ímpetu español quebró la resistencia de los franceses y el enemigo se rindió. Tras el combate 600 franceses quedaron prisioneros, entre ellos su jefe, el Señor de La Palisse. El Gran Capitán obtuvo un importante botín de 1.000 caballos que le permitió reforzar su caballería. Finalizado el combate, el ejército español regresó a Barletta. No hubo violencia ni desmanes contra la población civil. Don Gonzalo vigiló en persona la puerta de la ciudad y no dejó sacar cosa alguna de la Iglesia, ni consintió que a las mujeres se les hiciera la menor descortesía. Al enterarse el duque de Nemours del ataque español a Ruvo. Se dirigió a socorrer la ciudad. Pero al llegar vio la bandera española ondear en sus muros y comprendió que llegaba tarde, el Gran Capitán le había burlado una vez más. Con los caballos capturados en esta ciudad, 2.000 soldados alemanes enviados por el emperador Maximiliano y 3.000 soldados españoles desembarcados en Rijoles al mando del capitán Fernando de Andrade, el Gran Capitán pasó a la ofensiva. 1503 (abril): Segunda batalla de Seminara Ocho años después de la primera batalla de Seminara, las tropas españolas se enfrentaron en el mismo lugar y ante el mismo enemigo que les había derrotado entonces. Las tropas españolas mandadas por el capitán Revista de Historia Militar, 123 (2018), pp. 199-232. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 123
To see the actual publication please follow the link above