Page 203

Revista de Historia Militar 123

DE GRANADA A PAVÍA. LA EVOLUCIÓN DEL EJÉRCITO ESPAÑOL... 203 que habría que añadir más de un centenar de muertos más, debido a los cadáveres que fueron enterrados sin que él lo supervisara personalmente. Los españoles solo sufrieron unos cien muertos. Entre los cadáveres se recogió el del duque de Nemours, al que reconocieron por los anillos que lucía en sus dedos. Don Gonzalo se conmovió ante su vista. Para honrarle dispuso que se le embalsamara y le condujo en andas hasta Barletta con un séquito de cien hombres de armas con hachas encendidas y una escolta de una compañía de soldados. En Barletta se le enterró en el monasterio de San Francisco. Epílogo de la batalla de Ceriñola Cuando los historiadores militares (Hobohn, Pietro Pieri, etc.) buscan los motivos que indujeron al duque de Nemours a precipitarse de manera tan “insensata” en la trampa del general español, suelen repetirse las mismas razones: Confianza de su masa de choque para una acción de ruptura; el temor a la llegada de Andrade con su ejército; el cansancio de la campaña, etc. Sin embargo se debe considerar, como sugiere M.F. Escalante,13 el temor francés a afrontar un combate nocturno, indudablemente previsto por el Gran Capitán, donde la habilidad maniobrera de las fuerzas ligeras españolas hubieran mostrado su superioridad sobre las, en tales circunstancias, inútiles fuerzas pesadas de caballería e infantería del bando francés. Se ha de resaltar las dos concepciones tácticas tan distintas que se materializan en el campo de batalla de Ceriñola. De un lado, el duque de Nemours, con un concepto medievalista, avanza en cabeza de sus “hombres de armas”, buscando la acción resolutiva. Del otro lado, Fernández de Córdoba consciente de que su misión estriba en sacar el mayor provecho de una infantería con un altísimo potencial de fuego, el cual fue el factor decisivo de la victoria; un aprovechamiento minucioso del terreno y un (para muchos genial) planteamiento de la batalla. La victoria de Ceriñola es del tipo que posteriormente Clausewitz definiría como “batalla de aniquilamiento” en contraposición de lo que él mismo llamaba “victorias corrientes” que únicamente expulsaban al enemigo del campo de batalla. Por su parte, Hans Delbrück, después de una síntesis de los rasgos fundamentales de la batalla, termina “La explotación estratégica del éxito táctico por parte de los españoles será no menos rápida y completa, para obtener el objetivo político final de la campaña, la conquista de un Reino.” 13  “El sustrato étnico español y el orden militar renacentista implantado por Gonzalo Fernández de Córdoba (La batalla paradigmática)”. Conferencia dada por M. F. Escalante en la Escuela Militar de Montaña. Revista de Historia Militar, 123 (2018), pp. 203-232. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 123
To see the actual publication please follow the link above