Page 221

Revista de Historia Militar 123

DE GRANADA A PAVÍA. LA EVOLUCIÓN DEL EJÉRCITO ESPAÑOL... 221 daba por hecho que las baterías de su adversario continuarían apostadas junto a Pavía. Error que pudo costarle la victoria al ejército imperial. El despliegue francés, quizás influido por la falta de tiempo, era poco elaborado. Su mayor defecto consistía en la escasa cohesión de su línea de batalla, lo cual pesará mucho en el resultado del encuentro. Constaba de tres grupos de combate separados entre sí, dos en el cazadero y el tercero cercando Pavía. En el primero, al Oeste de la roggia Vernaola, se encontraba el rey junto al grueso de la caballería pesada. La artillería, dirigida por un gascón veterano y experto, Galliot de Genouillac, que desde la posición elegida y teniendo en cuenta la líneas de avance de los imperiales los enfilaba de través. Un poco más alejados de lo recomendable se encontraban los 4.000 lansquenetes de Güeldrés, las famosas “bandas negras”, comandados por Suffolk (Richard de la Pole), además de parte de la infantería francesa, unos 2.000 gascones y bearneses. En el segundo grupo al Este de la roggia Vernaola, estaba Fleurange con unos efectivos de entre 3.000 a 5.000 hombres. Su flanco derecho estaba protegido por un cuerpo de caballería ligera de unos 500 jinetes, al mando de Tiercelin. El tercer grupo era el formado por la retaguardia que mantenía el cerco a Pavía, cortando y bloqueando las distintas salidas. Al Oeste, El Duque de D´Alençón (Alenzón en el plano), taponaba las comunicaciones con Novara y bloqueaba la carretera de San Lanfranco con unos dos mil hombres y una unidad de 400 lanzas de apoyo, (en el definitivo despliegue ante-batalla, D´Alençón pasará con su caballería pesada a estar junto al rey). Al Este y Sur, Montmorency desplegaba a tres mil hombres bien atrincherados, tapando la carretera de Lodi e impidiendo la entrada en Pavía del ejército imperial y con otros mil gascones ocupando el arrabal a la salida del “ponte Coperto”, bloqueando todas las salidas de Pavía exceptuando las dos que entraban al cazadero. Por último unos mil hombres apostados en la puerta de Levrieri a fin de controlar el campamento imperial o acudir rápidamente al campo de batalla. 3.2.2.- Despliegue imperial Pescara había convenido con Leyva que a una señal (dos cañonazos), este último saldría de Pavía y se juntarían en el parque dividiendo las fuerzas francesas en dos. Por las tres brechas abiertas, entraron primero la caballería ligera (los jinetes) al mando de Sant´Angelo y el Marqués de Vasto (sobrino de Pescara) con 3.000 arcabuceros de los cuales 2.000 eran españoles y 1.000 italianos; tras ellos, lo hicieron la caballería imperial al mando de Lannoy (a la sazón Revista de Historia Militar, 123 (2018), pp. 221-232. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 123
To see the actual publication please follow the link above