Page 27

Revista de Historia Militar 123

ACADEMIAS MILITARES DEL SIGLO XIX: LAS COMPAÑÍAS DE... 27 La labor del profesorado en estas compañías de distinguidos fue recompensada en 1844, concediéndoles abono de campaña por el tiempo que hubieran ejercido como tales. Igualmente, los tres Directores de los centros de Zamora, Valencia y Zaragoza, respectivamente, Pacheco, Agustín y Módena, fueron nombrados caballeros de la Orden de Isabel la Católica, el uno de febrero de 1843, en recompensa por los servicios prestados como directores. La propuesta del Ministro de la Guerra al Duque de la Victoria, es de diez de septiembre de 1842.21 3. La Compañía de Distinguidos de Aragón Hasta aquí, se ha explicado cuáles eran las características generales de las Compañías de Distinguidos y algunos pocos datos conocidos, respecto a las Compañías que existieron. Sin embargo, para ver cómo se fueron articulando estos centros de enseñanza, vamos a centrarnos en la vida de la que fue puesta en marcha en primer lugar: La Compañía de Distinguidos de Aragón. 3.1. Un discreto inicio del Colegio militar de Aragón Tal vez el primer problema a resolver fue cómo conseguir aspirantes a oficial, bastante reducido su número al principio, como vamos a ver. De ahí el calificativo de discreto inicio con el que comenzamos este apartado. Aunque luego, al parecer, tampoco fueron muchos los aspirantes que deseaban pertenecer al Colegio. El problema se solucionó mediante la publicidad en el único periódico existente: el Diario de Zaragoza. El cual, en su edición del tres de abril de 1835, difundió la R.O., ya citada y que había sido firmada en Madrid el veintiséis de marzo, por la que se creaban estos centros de enseñanza. Ocho días más tarde se publicaba, en el mismo Diario, la creación de las compañías de Zaragoza y Valladolid; además de fijar las normas de admisión, permanencia, servicio e instrucción de sus alumnos. Pero para la llegada de los primeros aspirantes al colegio de Distinguidos fue preciso esperar hasta el veintisiete de mayo de 1835. En el Diario de Zaragoza correspondiente a ese día se anunció que los aspirantes debían presentarse el miércoles diecinueve de junio, para ser examinados por la Junta creada al efecto y presidida por el brigadier Ocaña, quien firmaba como jefe de la brigada de reemplazos.22 21  Archivo Histórico Nacional. Estado. 6329. Expediente número 84. 22  Debían estar a las nueve de la mañana de ese día en la casa del brigadier situada en la calle de Santa Rosa, de Zaragoza. Revista de Historia Militar, 123 (2018), pp. 27-42. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 123
To see the actual publication please follow the link above