Page 33

Revista de Historia Militar 123

ACADEMIAS MILITARES DEL SIGLO XIX: LAS COMPAÑÍAS DE... 33 “El miércoles uno de febrero de 1837 pasará revista de comisario, a las cuatro de la tarde el Batallón de Depósito en su respectivo cuartel y el jueves el 4º y 6º de caballería ligera a las once de la mañana, y a las doce del mismo día la Compañía de Distinguidos, todos en sus cuarteles”.35 Sin embargo, el uno de abril de 1837 se consigna una revista extraordinaria a la Compañía de Distinguidos y a otras unidades por parte del brigadier Ramón Rebollo. Como quiera que para el día siguiente, dos de abril, se ordenó la misma revista pero a las unidades de caballería que estaban en la plaza, deduzco que ya no estaban los Distinguidos en el cuartel de caballería, pues de lo contrario los Distinguidos hubieran sido revistados el dos Revista de Historia Militar, 123 (2018), pp. 33-42. ISSN: 0482-5748 de abril en ese cuartel. En este mismo año de 1837, por otras informaciones que se detallan más adelante, encontramos al Colegio militar en el ex-convento de Santo Domingo, autorizado por la Junta de Enajenación de Bienes nacionales y situado en la calle de Predicadores a la que Orden religiosa dio su nombre (convento desamortizado y abandonado desde finales de 1835). Parece que fue arrendando el convento por “salas” o por habitaciones. Es posible que de esta forma, en alquiler, estuviera instalado el Colegio. Lo cual obligaría a buscar, más tarde, un emplazamiento en propiedad. El antiguo convento era una gran construcción que ocupaba con sus anexos casi doce mil quinientos metros cuadrados de terreno.36 Se hallaba en una de las zonas más céntricas de la Zaragoza del siglo XIX y había sido calificado como habitable por el Ayuntamiento de la ciudad, uno de los escasos conventos que lo obtuvieron. Santo Domingo no sufrió grandes daños en los Sitios. A pesar de su privilegiada ubicación, protegido del exterior de la población por el cauce del Ebro, no formó parte del cinturón defensivo exterior de la urbe como los monasterios de Santa Engracia, San Agustín o San Lázaro. En una fecha posterior, como es la del doce de junio de 1837, tenemos constancia de la presencia del Colegio militar en Santo Domingo. El jefe político, el día ocho de junio, había solicitado las llaves de la iglesia de Santo Domingo para acomodar presos y la entrada a uno de los aljibes para su uso. Pues bien, en la sesión del Ayuntamiento del doce de junio se anotó: 35  Orden de la plaza del 30 de enero de 1837. 36  USÓN GARCÍA, R.: La arquitectura del convento de Santo Domingo de Zaragoza, 1217- 2002. Zaragoza, 2004, p. 87.


Revista de Historia Militar 123
To see the actual publication please follow the link above