Page 35

Revista de Historia Militar 123

ACADEMIAS MILITARES DEL SIGLO XIX: LAS COMPAÑÍAS DE... 35 El retraso fue debido a que en la madrugada del cuatro al cinco de marzo de 1838 cerca de tres mil carlistas al mando de Cabañero, se internaron en la ciudad escalando la puerta del Carmen, donde los nacionales de guardia estaban dormidos. Pues bien, aunque hubo una gran sorpresa, la escasa guarnición, Milicia Nacional y los ciudadanos zaragozanos hicieron frente a la invasión. A primera hora de la mañana del cinco, los carlistas derrotados se retiraron por la puerta de Santa Engracia, en la que previamente habían reducido la guardia de la Milicia Nacional. En su retirada los invasores se llevaron prisioneros, entre otros, a los nacionales del cuartel de Santa Engracia.40 Los relatos sobre esta intentona carlista no hablan, en ningún momento, de que los alumnos del Colegio Militar interviniesen. Sin embargo, sabemos por el parte del comandante director Gabriel de Módena que los Distinguidos estuvieron alertados y divididos en dos secciones, protegieron tanto su establecimiento como el cercano presidio dedicado a penados con condenas de corta duración. El momento del traslado fue, prácticamente, en el mismo mes en que se produjo la invasión carlista. Tras el verano, el veinticinco de septiembre de 1838, el Ayuntamiento comunicó a las pensionistas que ocupaban los antiguos locales de los Distinguidos que debían salir, pues los necesitaban para los refugiados. La Junta de Enajenación de edificios y conventos suprimidos de Zaragoza se dirigió al Ayuntamiento manifestando que el Montepío Militar los colocó allí por la R.O. de veintiséis de marzo y dado que había estado desocupado desde que se fueron los Distinguidos, propone: “que se aloje un lote en Santo Domingo y el resto en San Lázaro y San Agustín para que no se haya que molestar a las pensionistas”.41 La razón por la que se buscó Santa Engracia pudo estar en que se iba a entregar al Ejército. Además, aunque estaba alojada una batería de la Milicia Nacional, era necesario para contribuir a la “necesidad de poner la ciudad en estado de defensa a la que se dedicaron las autoridades de la provincia”.42 A este respecto es interesante un párrafo del discurso del comandante graduado Módena (Director del Colegio), en la presentación de los alumnos que van a sufrir los exámenes los días diecinueve, veinte y veintiuno de julio de 1838, y relativo a los cambios de servicios de seguridad por el temor a un nuevo asalto carlista: 40  Parte dado por el jefe de la brigada de artillería de la Milicia Nacional de Zaragoza, el 14 de marzo de 1838 (AHDPZ, Gobierno Político. X-598). 41  Ibídem. MARTELES, P.: “La desamortización de Mendizábal…” Cap. X, apdo. 3.1. 42  “Manifiesto de la conducta observada por la Junta de Gobierno de la provincia de Zaragoza desde su instalación hasta el día 20 de octubre del presente año…entrada y salida de caudales en todo el tiempo de su administración”. Zaragoza, 1840, p. 5. Revista de Historia Militar, 123 (2018), pp. 35-42. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 123
To see the actual publication please follow the link above