Page 38

Revista de Historia Militar 123

38 SILVERIO JOSÉ CUBERO DE VAL Ahora los alumnos estaban organizados en cuatro clases por orden de conocimientos (de mayor a menor), los exámenes se realizaron en tres días (en vez de una sola jornada como en 1836) y en cuanto a las materias, se aprecia que ha desaparecido la esgrima y en cambio se han añadido los conocimientos sobre el fusil y sus piezas y la fortificación de campaña. Los alumnos presentados fueron cuarenta y nueve, nueve de la primera clase, dos de la segunda, quince de la tercera y de la última, veintitrés. Entre ellos hay dos sargentos segundos, cuatro cabos primeros y tres cabos segundos, los cuarenta restantes son Distinguidos. Se aprecia que ha aumentado el número de estos últimos (procedentes de paisano). No todos se examinan de la misma materia, para cada grupo de alumnos o incluso para un solo alumno, se especifica las que tienen preparadas. Parece que sólo los alumnos de la primera clase, aunque no han aprendido todas las materias, son los únicos candidatos al ascenso.47 Por contra los alumnos de la última clase deberán esperar varias convocatorias, dado su bajo nivel de conocimientos. 3.7. El Colegio en los últimos años El centro de enseñanza seguía en funcionamiento y partir del año 1838, fue normal encontrar en bastantes Consejos de guerra, celebrados contra acusados que tenían la condición de militar, a un capitán del Colegio de Distinguidos como vocal del tribunal. Nueva prueba de la consolidación del centro de enseñanza y de que la plantilla de dos capitanes estaba cubierta. El cinco de marzo de 1839 se celebró el primer aniversario de los hechos heroicos protagonizados por los zaragozanos. El acto religioso fue organizado por el Ayuntamiento de la ciudad en la catedral del Pilar. A las tres compañías de granaderos de la Milicia Nacional se las situó delante de las Casas Consistoriales, el primer batallón de la Milicia Nacional cubrió carrera desde el Ayuntamiento hasta el Pilar, mientras en la calle del Coso, en orden de parada, se situaron las fuerzas del Ejército y el resto de la Milicia Nacional. Pues bien, el lugar de honor y preferencia fue para la Compañía de Distinguidos “que dio la guardia en el templo y el servicio de centinelas en el presbiterio y catafalco”. Continuando con la actividad normal del Colegio, en los días dieciocho, diecinueve y veinte de julio de 1939 se celebraron los acostumbrados 47  Primera Clase. Cabo 1º Pablo Larrayad; Distinguidos José Salarruyana, Jaime Mur y Antonio Aguirre; Sargentos 2º Francisco Cincúnegui y Dámaso Rodriguez; Cabo 1º Agustín Fortún; Cabo 2º Mariano López y Cabo 1º Pedro Sazatornil. Revista de Historia Militar, 123 (2018), pp. 38-42. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 123
To see the actual publication please follow the link above