Page 74

Revista de Historia Militar 123

74 JOSÉ RAMÓN CUMPLIDO MUÑOZ El intendente Fonsdeviela, habiendo visto «autos e información» determinó dejar en libertad «sin costa alguna a Vicente Domingo ... reservándose el derecho de proceder contra los testigos que han depuesto esta causa contra Joseph Vicente Domingo».131 De los otros tres reos, el Cardenal Molina destinó a Jaime Batalla y Manuel Rodríguez al regimiento de Hibernia, aunque al no ser admitidos por el oficial de este regimiento, fueron enviados a Alicante donde se hizo cargo de ellos un oficial del regimiento de La Victoria.132 Finalmente, Juan Diego San Juan fue destinado a trabajos en Orán, por «ser de mediana estatura, y como tal inhábil por ahora para el manejo de las armas»133. Sin embargo, el servicio al rey de este último iba a verse incrementado en un año más, pues todavía permanecía en las cárceles de San Narcís en septiembre de 1742 sin haber sido enviado a Orán, «debido a que hasta ahora no había habido oportunidad de remitirse a dicho presidio».134 El entonces alcalde mayor de Valencia, Baltasar Lucero y Espínola, había notado «que dicho mozo había crecido en la estatura y podía dársele otro destino», por lo que el 19 de septiembre Juan Diego San Juan fue sometido a tallaje por Benito de Prado, comisario ordenador de Valencia, quien certificó que su estatura era de «cinco pies y seis líneas», lo que le convertía en hábil para el servicio de la tropa y por ello enviado a Barcelona para servir «por cinco años en el regimiento que se le señale por el Inspector de la Infantería».135 3. Balance y conclusiones De los presos examinados entre septiembre de 1740 y marzo de 1741, 64 fueron considerados vagamundos. De ellos, un total de 25 mozos fueron destinados a servir en la Infantería durante cinco años: 21 serían destinados al regimiento La Victoria, y 3 al regimiento Hibernia, a los que se añade el caso Juan Diego San Juan destinado a servir como tropa sin especificar su destino. Otros 19 individuos fueron enviados cuatro años a la plaza de Orán a cumplir trabajos forzados, mientras que 14 fueron desterrados por dos años. El resto de casos está formado por tres individuos (Lorenzo Ramón, Juan Simó y Joseph Vicente) que quedaron libres al ser revisadas sus causas; un individuo fallecido mientras estaba preso (Pascual Ramón) y otros dos en 131  Ibíd., f. 16 r. 132  Ibíd., f. 21 r. y v. 133  Ibíd., f. 17 r. 134  Ibíd., f. 31 r. 135  Ibíd., f. 33 v. 34 r. Revista de Historia Militar, 123 (2018), pp. 74-80. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 123
To see the actual publication please follow the link above