Page 96

Revista de Historia Militar 123

96 CARLOS ALBERTO FONT GAVIRA ha quitado muchas horas de sueño, pues a la salida del convoy no quedaban víveres en las factorías, ni arroz ni pescado para los braceros de las fincas, lo mismo que para dar de comer a los soldados indígenas alemanes aquí internados, y pensando que en Duala podrían tener gran cantidad de provisiones en las factorías inglesas. Las existencias de arroz y pescado en 12 de abril eran tan sólo de 15 Tms; del primer artículo y la mitad del segundo.»19 Los puertos aliados sí disfrutaban de un abastecimiento continuo y regular debido a la fluidez de sus líneas comerciales marítimas, aseguradas por la flota británica. Sin embargo el bloqueo británico afectaba tanto a enemigos como neutrales pues los aliados embargaban cuantas mercancías les parecía con el pretexto infundado del aprovisionamiento de Camerún. El hambre soliviantaba los ánimos de los refugiados a pesar de las palabras de seguridad que transmitía el gobernador Barrera al gobierno de Madrid: «Atreviéndome a asegurar a V.E. Puede tener la tranquilidade de que salvo una circunstancia imprevista, nada desagradable ha de ocurrir en la Colonia que pueda ser motivo de preocupación para el Gobierno.» El gobernador Barrera, con más tesón que medios, sabía que era prácticamente imposible que los magros recursos de la colonia española pudieran mantener a todos los internados durante un tiempo indeterminado, para ir paliando el conflicto el gobernador se dirigió al Delegado de San Carlos, enviando a los campamentos de internados 423 racimos de plátanos, 13 sacos de malanga, 578 aguacates, etc entre otras cosas.20 Una de las primeras decisiones, arriesgada y con celeridad, fue la de repatriar a todos los braceros (cerca de 20.000 individuos) a Camerún y asi aliviar la presión humanitaria. Los cameruneses eran recelosos de volver ya que temían algún tipo de represalia por parte de las nuevas autoridades aliadas establecidas en la ex colonia alemana. Eran todos civiles. Los combatientes a sueldo de los alemanes se quedaron en territorio español y, junto a ellos, permanecieron todos los sirvientes y empleados de los germanos. El general Dobell prometió que no habría represalias puesto que se consideraba a los braceros trabajadores y no soldados. Barrera les dio a elegir entre «contratarse en las fincas, o marchar a Kamerun, en donde les dije serían bien recibidos, siendo mi objeto quitar bocas.» Así se hizo. ¿Cómo afectó a la población nativa la guerra? Muchos fang del Muni y de los territorios vecinos fueron movilizados como porteadores en la guerra. Hubo un gran movimiento en el país fang durante las hostilidades, algunos clanes se alinearon con los alemanes y obtuvieron de ellos armas 19  Ver “Asunto reservado sobre los alemanes internados en la isla de Fernando Poo.1916.” Signatura 6521 (AGA) 20  Ibídem. Revista de Historia Militar, 123 (2018), pp. 96-108. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 123
To see the actual publication please follow the link above