Page 16

RHN 141

LA CONFERENCIA SOBRE LIMITACIÓN DE ARMAMENTO DE WASHINGTON... mantener abiertas las comunicaciones a cambio del reconocimiento de su posesión territorial por los norteamericanos (24). Por último, la carrera de armamentos navales emprendida por ambas potencias suponía una amenaza. Entre 1916 y 1917, para contrarrestar a la poderosa clase Kongo, la Armada estadounidense encargó una serie de seis cruceros de batalla nuevos de la clase Lexington. En 1919, los norteamericanos anunciaron un nuevo plan de expansión naval para contrarrestar el «8-8» japonés y convertir su flota en la primera del mundo con cincuenta unidades capitales, todas ellas puestas en servicio a partir de 1910. Pero el motivo fundamental para la convocatoria de la Conferencia de Washington fue «la ruptura de la alianza anglojaponesa» (25). Estados Unidos se había opuesto a ella temiendo que contuviese una cláusula secreta antinorteamericana, fuera de que resultaba muy perjudicial para sus intereses expansionistas en el Pacífico. De este modo, en mayo de 1921, el presidente de la comisión de asuntos extranjeros del Senado expresó públicamente su deseo de que Gran Bretaña no renovase sus acuerdos con Japón, al tiempo que amenazaba, en otro caso, con apoyar al movimiento independentista irlandés. La citada alianza, dirigida contra el imperialismo ruso, tenía como fin preservar el statu quo y la paz en Extremo Oriente. El primer tratado entre el Reino Unido y Japón, con una vigencia prevista de cinco años, fue firmado en Londres el 30 de enero de 1902. Ello permitió a los británicos modificar su despliegue naval, favoreciendo el teatro marítimo europeo y reforzando el número de acorazados en el Mar del Norte, a expensas de la fuerza naval estacionada en el Pacífico. El tratado fue renovado en dos ocasiones: el 15 de agosto de 1905 y el 13 de julio de 1911 ―este último acuerdo estuvo en vigor durante diez años. Las tensiones entre británicos y japoneses comenzaron en la conferencia de paz de Versalles, al pretender los segundos que la misma se declarara a favor de la igualdad racial, propuesta que suscitó la oposición frontal del representante australiano, William Morris Hughes, que amenazó con abandonar las negociaciones. Dos años más tarde, en la conferencia imperial de Londres (1921), Canadá, deseoso de estrechar vínculos con Estados Unidos, se opuso a renovar una alianza con Japón en las mismas condiciones. A favor de mantenerla se postularon George Curzon, secretario de Asuntos Exteriores; Arthur James Balfour, presidente del Consejo Privado, y Joseph Cook, representante de Australia, quien temía que la ruptura de la alianza dejase a Japón (24)  «La Conferencia de Washington», en La Época, 10 de diciembre de 1921; «El Cuádruple Acuerdo merece aprobación general», en La Voz, 12 de diciembre de 1921; «La Conferencia del desarme», en El Imparcial, 14 de diciembre de 1921. Haciendo referencia a los compromisos adquiridos por los japoneses en las islas ocupadas (prohibición de trata de esclavos y de trabajos forzados, y control de armas y licores), «Se ha firmado el Cuádruple Acuerdo », en El Sol, 14 de diciembre de 1921; «La conferencia del desarme», en Revista General de Marina, t. LxxxIx (diciembre 1921), p. 841. (25)  Vida Marítima, La Situación Internacional, núm. 704 (15 de diciembre de 1921), p. 356. Año 2018 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 15


RHN 141
To see the actual publication please follow the link above