Page 29

RHN 141

CARLOS PÉREZ FERNÁNDEZ-TURÉGANO Abstract Recently completed three centuries since its creation, this work deals with exposing and analyzing the evolution of the Royal Naval Artillery Corps in the eighteenth century, from the date of its establishment: 1717, until the end of the century, 1800. It was in these years when the first regulatory instructions of the Corps were approved, to whose analysis the first pages are dedicated, especially of the Instructions of May 5, 1717, considered the founding regulation of the corps. Also, its division in brigades is studied, and the number of these, the initial problems of organization, discipline and internal regime, the training of the artillerymen, and also how it gradually evolved into a prestigious Corps, composed of twenty brigades and thousands of men at the end of the century Key words: brigades, artillery, instructions, force levels, inspections, dress code, young aids. Las Instrucciones de 4 de mayo de 1717, norma fundacional del Cuerpo de Artillería de Marina DENTRO del proceso de renacimiento de la Marina española impulsado por Felipe V, cabe mencionar como uno de sus más importantes hitos la creación en 1717 de las Brigadas de Artillería de Marina. Miguel Fernández Durán, secretario de Estado y del Despacho de Marina desde el 2 de abril (3), y José Patiño, intendente general de la Marina de España desde el 28 de enero del mismo año, fueron los artífices de la constitución de estas brigadas. El instrumento legal utilizado para ello fueron las denominadas «Instruziones en adelante Instruziones para la formazion, y establecimiento de las Brigadas de Marina, remitidas en carta de D.n Miguel F.dez Duran, su fecha 28 de Abril de 1717» (4), disposición que dio encuadre orgánico a quienes prestaban servicio como artilleros en los navíos y que puede considerarse la verdadera norma fundacional del posteriormente denominado Real Cuerpo de Artillería de Marina. Olesa Muñido lo explica certeramente de la siguiente manera: «Los bajeles del último tercio del siglo xVII y del xVIII exigen verdaderas masas de artilleros. Para conseguirlas es preciso como ya hemos visto en Francia, recurrir a la instrucción de gran número de apuntadores, reclutados entre personal menos seleccionado, y la constitución de unidades de encuadramiento para su destino ulterior a los bajeles cuando éstos se arman. El Artillero pierde así su carácter de técni- (3)  PERONA TOMáS, D.A.: Los orígenes del Ministerio de Marina. La Secretaría de Estado y del Despacho de Marina, 1714-1808. Instituto de Historia y Cultura Naval, Madrid, 1998, p. 70. (4)  Archivo General de Simancas (AGS), Secretaría de Marina, leg. 131. 28 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 141


RHN 141
To see the actual publication please follow the link above