Page 67

RHN 141

MARIANO CUESTA DOMINGO Protagonismo del mar la ruptura con el gobernador del que dependía, a obtener el mando directo de la empresa; se ponía entre la espada (Velázquez, en cuanto mal enemigo a retaguardia o la justicia del Rey) y la pared (exponerse a un fracaso ante poderosos enemigos mesoamericanos). Al menos, y era mucho (he ahí la diplomacia), supo ganar el apoyo de los totonaca de Cempoala, que lo serían en tanto en cuanto los españoles les fueran útiles frente a los aztecas. A lo hecho, pecho. únicamente quedaba afrontar una salida, una huida hacia delante. Era ejecutar una conquista en toda regla, consecuente, voluntaria, tenaz, con exigencia de superación de situaciones sin margen de error. La alternativa era su desaparición en Mesoamérica, literalmente deglutido por el populoso mundo indígena o por un verdadero ejército azteca, o su ejecución, probablemente, en Cuba o España. Conociendo el resultado, cabe plantear un interrogante: la actuación del líder ¿fue modélica para una empresa moderna?, ¿puede ser considerada paradigmática para un militar, cualquiera que sea su graduación y su época? Posiblemente. Pero allí, entonces, no había militares europeos, por más que alguno fuera verdadero marino. Cortés, ni lo uno ni lo otro. La aventura prosiguió con el manejo de buenas dosis de táctica y estrategia en una ruta seleccionada antes en función de las posibilidades que ofrecía que 66 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 141


RHN 141
To see the actual publication please follow the link above