Page 99

RHN 141

VICENTE BASABE BLANCO la tarde se acercó un navío, el que echó tres botes al agua y se llevó un alférez de navío y un guardiamarina y hasta 130 marineros, incluso algunos soldados, quedando aun acordes en que al inmediato día volverían si el tiempo lo permitía. En este estado, amando más el aventurar nuestras vidas, se determinó por junta de oficiales y noticia de la gente el ir a varar antes de caer prisioneros. En efecto, a las 4 de la mañana picamos el cable e hicimos vela pero el navío no obedecía a la espadilla, y yéndonos hacia fuera por salir la marea volvimos a dar fondo a un anclote. A las 6, pareciéndonos que los ingleses no podrían llegar por estar bastante distantes, volvimos a picar el calabrote pero sin efecto como el primer caso. Se determinó dar fondo con un cañón y en este estado esperar el viento y marea para verificar nuestro intento. El 29 tiramos muchos cañonazos pidiendo socorro a varios faluchos, pero todos huyeron. Los enemigos se mantenían a la vista. El 30, como de 11 a 12 del día, se vieron cuatro barcas del bou que se dirigían a nosotros, y a una regular distancia se tiró un cañonazo e izó la bandera española, a cuya señal acudieron rápidamente, y luego que estuvieron al costado se procedió al embarco de la gente verificando la evacuación. Como a las 4 de la tarde, desde que los enemigos vieron atracar las barcas, se dirigió una fragata sin duda con el ánimo de impedir la extracción de la gente, y en la última barcada se hallaba ya como a una milla poco más o menos, por cuyo motivo no se le puso la camisa de fuego, y se quedó en el alcázar, quedando solo el arbitrio de picar el cable, cuyo buque quedó a flote. Y lo participo a V.S. para su noticia y efectos consiguientes. Dios guarde a Vmd. Sanlúcar de Barrameda, 31 de octubre de 1805». El 4 de noviembre llega a Cádiz, y el mismo día embarca en la fragata Flora, mandada por el capitán de fragata Pablo Pérez, de la que desembarcó el día 20 siguiente por haber ascendido. Fue promovido a capitán de fragata el 9 de noviembre de 1805. Entre 9 y 14 de julio de 1808 se hallaba en el arsenal y participó en el combate y rendición de la escuadra francesa. El 6 de febrero de 1809 embarcó de 2.º comandante en el navío Héroe, a las órdenes del capitán de navío Antonio Gómez Barreda y, después, a las del de la misma clase Tomás de Ramery. Con el Héroe salió para Vigo en 17 de septiembre y entró en Cádiz el 6 de junio de 1810. El 7 de agosto zarpó para el Mediterráneo, de donde regresó el 23 de octubre para el 14 de diciembre salir hacia Ferrol, donde desembarcó del Héroe. El 21 de octubre de 1811 embarca en Vigo en el navío Miño, con el que partió con un convoy para Veracruz, de donde regresó a Cádiz el 11 de septiembre de 1812. El 22 de febrero de 1813 salió en el citado buque otra vez hacia Veracruz, para volver al puerto de salida el 16 de enero de 1814 y quedar desembarcado el 21 de febrero siguiente por desarme de dicho buque. El 30 de mayo de 1815 asciende a capitán de navío, cuando contaba cincuenta y dos años y sumaba treinta y uno de servicios. El 7 de octubre de 1816 inició su último periplo embarcado. No fue este el único caso de fallecimiento por abandono y miseria de los licenciados de la Marina en aquellos aciagos días; otros, como el también capitán de navío José Soler, el de fragata Lope de quevedo, el teniente de navío José Labradores y el oficial José María Lambasart, fueron víctimas en 98 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 141


RHN 141
To see the actual publication please follow the link above