Page 59

RAA 877

Entre las numerosas contribuciones estadounidenses estuvo la USAF Heritage Flight, con base en Luke (Nevada) compuesta por un ejemplar del F-35A pilotado por el capitán Andrew «Dojo» Olson y un ejemplar del P-51D Mustang formación fue realmente una delicia, al igual que las demostraciones individuales posteriores de los dos reactores. El Avro Lancaster, por supuesto, también participó dentro de las propias exhibiciones del Battle of Britain Memorial Flight. Mientras en la jornada del viernes la exhibición consistió en el propio Lancaster y dos Spitfires, en la jornada del sábado la formación protagonista fue la llamada Trenchard Plus, compuesta por un Douglas Dakota, un Avro Lancaster, dos Hawker Hurricanes y tres Supermarine Spitfires, proporcionando uno de los momentos más memorables de toda la semana. Ya por último, en la jornada dominical, fue la formación Trenchard (un Avro Lancaster, un Douglas Dakota y dos Supermarine Spitfires) la que también levantó grandes elogios. Paralelamente al Centenario de la Royal Air Force, el Great War Display Team (GWDT), celebraba su propio 30 aniversario. El equipo actualmente opera nueve aviones de cinco tipos diferentes. El Avro 504 es una réplica construida bajo licencia en Argentina, incorporándose al equipo en 2017. El Sopwith Triplane es una réplica del prototipo del Triplane construido en 1997. Precursor del famoso Sopwith Camel, el Triplano fue muy popular entre los que lo volaron gracias a su rendimiento y maniobrabilidad. Los intentos alemanes de replicar el éxito del Sopwith Triplane dieron como resultado el Fokker Dr1 Triplane, avión con el que varios ases alemanes, incluidos Werner Voss y Manfred von Richthofen, llegaron a crear su propia leyenda. El GWDT opera dos DR1, ambos construidos en los últimos 12 años y pintados para representar aviones reales de la Primera Guerra Mundial. El Royal Aircraft Factory BE2c fue el primer avión militar de Gran Bretaña y fue la columna vertebral del Royal Flying Corps al estallar las hostilidades. El avión del equipo es una réplica de 1969, construido específicamente para la película Biggles Sweeps the Skies. El Royal Aircraft Factory SE5a era un caza muy popular, con más de 5.000 unidades construidas después de alzar su primer vuelo en 1916. El equipo posee tres réplicas, todas pintadas con marcas históricamente precisas. Por último, el Junkers CL1, un avión de ataque terrestre alemán que voló por primera vez en 1917, fue el responsable de poner el broche final, representando aquellos días pioneros de la guerra aérea. La familia F-35 estuvo representada por dos de sus versiones. Por un lado un ejemplar del modelo A, versión de despegue y aterrizaje convencional (CTOL), de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF). Aunque no se trate de ejemplares originales, sino de meras replicas, es fácil deleitarse con la belleza del Fokker Dr1 surcando los cielos e imaginando en plena acción a ases de la aviación como Werner Voss o Manfred von Richthofen durante el conflicto de la Primera Guerra Mundial REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Octubre 2018 761


RAA 877
To see the actual publication please follow the link above