Page 81

RAA 877

del Atlántico Norte (CAN). Por su parte, los jefes de Estado o de Gobierno de los países socios llegaron a partir de las tres de la tarde del mismo día y pudieron departir a su llegada con los periodistas presentes. Para terminar la primera jornada se celebraron tres cenas de trabajo: la de jefes de Estado o de Gobierno, la de ministros de Asuntos Exteriores y la de ministros de Defensa. El SG, Sr. Stoltenberg, tuvo un protagonismo destacado durante la cumbre. El día 11 de julio, además de participar en bienvenida de los líderes aliados, pronunció las palabras de introducción y presidió la reunión del CAN en sesión de jefes de Estado o de Gobierno. Ese día también participó en el seminario comentado anteriormente. El día 12 de julio presidió las reuniones del CAN con los jefes de Estado o de Gobierno de Georgia y Ucrania y con los socios operacionales y posibles socios operacionales de la misión Resolute Support en Afganistán. Fuera de lo previsto, el SG presidió también otra reunión del CAN en sesión de jefes de Estado o de Gobierno la mañana del 12 de julio. Esta reunión causó cierto revuelo entre los medios de comunicación acreditados y provocó numerosas especulaciones. El propio SG en su última conferencia de prensa de la cumbre, al final de la mañana del día 12, informó de que la reunión se había celebrado para completar lo tratado sobre el reparto de cargas y los gastos de defensa en la reunión del CAN el día anterior. DECISIONES AL MÁS ALTO NIVEL Lo tratado en las cumbres queda reflejado en las declaraciones que se publican durante su celebración. Entre los diversos documentos2 emitidos el pasado julio en Bruselas, se recomienda especialmente la lectura de la Declaración de la Cumbre que recoge las decisiones tomadas durante la reunión del CAN en sesión de jefes de Estado o de Gobierno. La declaración y demás documentos se habían preparado semanas antes por personal de la OTAN y de los países aliados. Sin 2Ver cuadro. embargo, fue durante la cumbre cuando pasaron a convertirse en documentos consensuados por los líderes aliados. La Declaración de la Cumbre de Bruselas es un denso documento de 79 puntos que presenta también la visión aliada sobre la situación estratégica. En el punto primero de la declaración, que puede considerarse una introducción, se resalta que la OTAN Vista parcial de la sala 1 donde se celebró la reunión del CAN en sesión de jefes de Estado o de Gobierno. 11 de julio de 2018 continuará esforzándose por mantener la paz, la seguridad y la estabilidad en la totalidad del área euroatlántica. Los aliados están determinados a proteger su indivisible seguridad, su libertad y sus valores comunes, incluyendo la libertad individual, los derechos humanos, la democracia y el imperio de la ley. También se señala en ese primer punto que la Alianza continuará con una aproximación de 360 grados a la seguridad, cumpliendo con efectividad las tres tareas fundamentales que se contemplan en el Concepto Estratégico: defensa colectiva, gestión de crisis y seguridad cooperativa. Del contenido de los restantes puntos caben destacarse las siguientes decisiones: elevar el estado de alistamiento de las fuerzas aliadas; mejorar la posibilidad de moverlas a través del Atlántico y dentro de Europa; modernizar la estructura de mando con la creación de un Mando de Fuerzas Conjunto con CG en Norfolk y un Mando Conjunto en Ulm, Alemania, para garantizar el apoyo y la movilidad; establecer en Bruselas un nuevo Centro de operaciones en el ciberespacio; y crear equipos de apoyo contra ataques híbridos. En este contexto, los líderes aliados decidieron acordar un plan de implementación y aumentar significativamente la plantilla de personal militar para poner en marcha la remozada estructura de mando. Además, se declaró la capacidad operativa inicial de rapid air mobility con objeto de permitir movimientos aéreos a través de fronteras con escaso tiempo de preaviso. En esa línea, los aliados se comprometen a fortalecer la capacidad aliada de apoyar y desplegar fuerzas y equipos, así como a mejorar la movilidad por tierra, mar y aire lo antes posible, pero no más tarde de 2024. Para fortalecer aún más la disuasión y defensa aliadas se adoptó la llamada Iniciativa de Alistamiento OTAN –los «cuatro treintas»– con el compromiso de tener en el año 2020, listos para ser empleados en 30 días o menos, 30 batallones mecanizados, 30 escuadrones aéreos y 30 navíos de combate con los elementos de apoyo necesarios. Los jefes de Estado o de Gobierno reafirman que la contribución de los aliados al mando y control a través de la Estructura de Fuerza OTAN sigue siendo esencial. En la declaración se señala también que para poder responder a los retos de un cambiante entorno de seguridad se necesita un REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Octubre 2018 783


RAA 877
To see the actual publication please follow the link above