Page 97

RAA 877

sociedad como de la organización militar y que por otra parte tiene amplia intersección con temas como guerra psicológica, decepción y desinformacion, guerra electrónica o guerra en red. De la experiencia obtenida en las operaciones en el dominio cibernético deduce que existe una convergencia profunda entre aquellas técnicas que se mueven en el campo de la información y que la próxima etapa debería reunirlas para integrar las capacidades, el dominio y el entorno de información. El general añadió: «Creo que es exactamente eso lo que nuestros adversarios están haciendo». SEGURIDAD CRISIS DE IDENTIDAD Hágase esta pregunta: ¿Seria capaz de cambiar por completo de identidad?. Dale Carnegie, en su libro Como hacer amigos e influir en las personas, uno de los primeros best-sellers de autoayuda publicado por primera vez en 1936, el autor nos indica que «el nombre de una persona es, para esa persona, el más dulce y más importante sonido en cualquier idioma». Nombre, dirección, teléfono...nos resulta muy difícil renunciar a los datos que se han convertido en queridos compañeros de viaje, auténticas señas de identidad. Pero muchos de los identificadores que usamos actualmente en las redes tienen graves inconvenientes de seguridad. Google quiere cambiar el sistema de acceso a las página web, eliminando las url de toda la vida. Su blog, la página del diario donde se informa, el buscador o el banco ya no tendrán esa dirección que le resulta tan familiar. ¿Como serán? Aún no se les ha ocurrido nada, pero Adrienne Porter, directora de Ingeniería de Chrome, aseguró en una entrevista que las url actuales son peligrosas. Su complejidad y longitud, los acortadores que ocultan la dirección auténtica, o los teléfonos que no permiten verlas completas las han convertido en un coladero peligroso para nuestra seguridad. Por otra parte, los números de teléfono están también en cuestión. Se trata de un dato público, pero actualmente se están usando como medida para asegurar la identificación. Sin embargo, un extraño puede acceder a un teléfono móvil robado o perdido, incluso puede duplicarse la tarjeta. Eso deja fuera de nuestro control el acceso a una parte cada vez más importante de nuestra vida: direcciones de amigos, cuentas bancarias, cuentas de compra «con un click» y otros datos privados y sensibles. En España disponemos de un documento de identidad, pero en países como los Estados Unidos los teléfonos cumplen una función adicional de identificación, junto a otros indicadores, algunos de los cuales también son públicos, como el número de la seguridad social. Eso provoca problemas de seguridad difíciles de resolver sin establecer nuevos sistemas de identificación y seguridad. Estamos utilizando identificadores que se hicieron en otras épocas, con otras necesidades y para otras tecnologías y si algo nos ha mostrado la red, es que cualquier resquicio que pueda existir, llegado un momento u otro, será aprovechado por los malos. Es el momento de protegernos desarrollando nuevas tecnologías con el punto de mira en la seguridad. n Los enlaces recopilados para escribir estos artículos pueden consultarse en la dirección: https://www.diigo.com/ user/roberto_pla/raa877 REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Octubre 2018 799


RAA 877
To see the actual publication please follow the link above