Page 62

RAA_878

dossier Boeing Phantom Ray. (Imagen: Boeing) grama de modernización de las Fuerzas Armadas del Reino Unido, actuando como elemento tractor de nuevas capacidades militares. Las líneas maestras de la citada estrategia se centran, por un lado, en aspectos puramente militares como es la necesidad de afrontar los desafíos de los futuros entornos de combate, pero donde más hincapié se hace es en la necesidad de reforzar la capacidad industrial nacional. El sector aeronáutico militar, en palabras del secretario de Defensa, genera en el Reino Unido 6.000 millones de libras esterlinas al año, contribuyendo entorno al 80% de las exportaciones de defensa y garantizando alrededor de 18.000 puestos de trabajo, puestos que en general requieren una alta cualificación. El mensaje inequívoco es que el Reino Unido apuesta por seguir manteniendo una posición privilegiada en el entorno europeo a pesar de la incertidumbre económica que puede generar el brexit. Esta posición va más allá de una mera declaración de intenciones, habiendo hecho público un compromiso de inversiones en torno a los 2.000 millones de libras esterlinas en los próximos 10 años con objeto de tomar la iniciativa en la innovación y en el desarrollo de nuevas tecnologías que mantiene al Reino Unido en una posición de liderazgo, remarcando que permitirá no tener que depender del exterior (soberanía tecnológica). La iniciativa del proyecto Tempest conocido como «Team Tempest» agrupa a las empresas más importantes del Reino Unido en el sector aeronáutico de la defensa entre las que se encuentran BAE´s, Rolls Royce, Leonardo y MBDA. Sabiendo la dificultad que supone sacar adelante este proyecto en solitario, la estratégica británica está, al menos en el papel, abierta a la colaboración con otros aliados con el principal objetivo de compartir unos elevados costes de desarrollo. No se puede obviar que la presentación oficial del proyecto Tempest es una apuesta británica clara y decidida que pretende ser una alternativa a la iniciativa franco-alemana para el desarrollo de un sistema de combate aéreo conocido como Next Generation Weapon Sysytem (NGWS). El Reino Unido ni quiere ni puede quedarse atrás. INICIATIVA FRANCO-ALEMANA Esta iniciativa, lanzada el 13 de julio de 2017 tras el consejo de ministros franco-alemán, copresidido por los presidentes Macrón y Merkel, se materializó el pasado mes de abril en la feria aeronáutica de Berlín (ILA-2018) mediante la firma de una Carta de Intenciones (LoI) entre las ministras de Defensa de Francia, Florence Parly, y Alemania, Ursula von der Leyen. 860 REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Noviembre 2018


RAA_878
To see the actual publication please follow the link above