870 Las calles del CGEA

RAA_878

Las calles de mi Cuartel En 1939 por Ley de 8 de agosto de 1939 se definió y reguló el Ministerio del Aire, cuya organización y funciones quedaron delimitadas mediante decreto de 1 de septiembre del mismo año. Desde 1940 se buscaron diferentes emplazamientos para el futuro edificio, tras diversas opciones se eligió el solar de Moncloa. El Ayuntamiento de Madrid adquirió los solares, siendo alcalde Alberto Alcocer y Ribacoba. El general Vigón encargó al arquitecto Luis Gutiérrez Soto la renovación de la zona y el diseño del nuevo edificio. La inauguración oficial de la construcción con la colocación de la primera piedra se realizó el 10 de diciembre de 1943, coincidiendo con la festividad de Nuestra Señora de Loreto, aunque las obras se habían iniciado en septiembre de ese año. Su parecido con el Monasterio de El Escorial hizo que los Carlos Aguilera Marín Coronel del Ejército del Aire madrileños de la época lo denominen jocosamente Monasterio del Aire. La dirección de las obras fue encomendada a Francisco López-Pedraza y Munera, solo en las últimas fases de la construcción entró en sustitución de Francisco el coronel Pérez Cela. El Pórtico del Honor se construyó a comienzos de 1953 cuando la obra se encontraba en un avanzado estadio de construcción. Aunque el edificio no fue completamente acabado hasta 1958, ya en 1954 estaba cumpliendo su misión. A causa de ser construido por plantas, la incorporación progresiva desde otras dependencias ubicadas en Madrid, hizo que el edificio no tuviera una inauguración oficial. El Cuartel General del Ejército del Aire, situado en la plaza de la Moncloa, ocupa una gran manzana delimitada por las calles de la Princesa, Romero Robledo, Martín de los Heros y el paseo de Moret. La calle de la Princesa recibe su nombre, que data de 1865, de la infanta Isabel de Borbón y Borbón, conocida como la Chata, tan querida por el pueblo, como objeto de burla entre la intelectualidad. Cuando Alfonso XIII se exilió del país en 1931, el único miembro de la familia real al que se le permitió permanecer en España fue a La Chata. Isabel de Borbón y Borbón, nieta de Fernando VII, trató de evitar a toda costa la polémica vida de su madre y de su abuelo. La primogénita de Isabel II y de Francisco de Asís fue dos veces princesa de Asturias. Su carisma encandiló a los españoles hasta el punto de Cuartel General del Ejército del Aire 870 REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Noviembre 2018


RAA_878
To see the actual publication please follow the link above