Page 74

RAA_878

Calle de Romero Robledo En la segunda mitad del siglo XIX se desarrolló en España un debate político muy intenso sobre la abolición de la esclavitud en Cuba y Puerto Rico. Romero Robledo fue el principal opositor a la abolición. Tenía intereses personales en el negocio azucarero cubano, que usaba grandes cantidades de esclavos como mano de obra, por estar casado con la hija del hacendado Julián Zulueta, uno de los principales oligarcas cubanos. Con la proclamación, en 1873, de la I República, vuelve a ser elegido diputado, en esta ocasión por León, y se sitúa entre los detractores del régimen republicano, acercándose políticamente a Cánovas y a su idea de lograr la restauración borbónica. En 1876 se mostró abiertamente en contra del sufragio universal en un discurso parlamentario. Lograda la Restauración, continuará siendo diputado hasta las elecciones de 1898, y será ministro de Gobernación en tres ocasiones: entre el 31 de diciembre de 1874 y el 7 de marzo de 1879 en los gobiernos que presidirían sucesivamente Cánovas y Soler; entre el 9 de diciembre de 1879 y el 8 de febrero de 1881 y entre el 18 de enero de 1884 y el 13 de julio de 1885 en sendos gabinetes que nuevamente presidiría Antonio Cánovas. La cesión del poder a los liberales, que tras la muerte de Alfonso XII se había acordado entre Sagasta y Cánovas en el Pacto del Pardo, provocó su ruptura con Cánovas. En 1886 creó, junto al general López Domínguez, el Partido Liberal- Reformista, una formación efímera que no consiguió romper la dinámica bipartidista, pero retornaría a las filas del Partido Conservador en 1890, iniciando una nueva etapa en la que ocupará las carteras ministeriales de Ultramar, entre el 23 de noviembre de 1891 y el 11 de diciembre de 1892, y de Gracia y Justicia, entre el 23 de marzo y el 14 de diciembre de 1895, en ambos casos bajo la presidencia de Cánovas. En 1893, tras caer el gabinete Cánovas en el que ejercía como ministro, marchó a Alemania para operarse de un sarcoma en la nariz que padecía; la intervención le dejó un rostro algo desfigurado, que disimuló con una prótesis. A la muerte de Cánovas en agosto de 1897, Francisco Silvela consiguió hacerse con el control de las huestes conservadoras, bloqueando el ascenso de Romero Robledo. Este, incapaz de hacerse con el liderazgo del Partido Conservador, creó en el mismo su propia facción, conocida como romerista, llegando a presidir el Congreso entre 1903 y 1905, periodo en el que tuvo que hacer frente hasta a tres votos de censura. Falleció el 3 de marzo de 1906 en Madrid. Martín de los Heros y Bárcenas nació en Manzaneda de la Sierra- Carranza en Vizcaya, el 8 de noviembre de 1784. Realizó sus primeros estudios en Valmaseda, cursando luego Humanidades en el instituto de San Isidro de Madrid. Ingresó en la Universidad de Oñate, donde inició estudios de Jurisprudencia. En febrero de 1804 ingresó en el cuerpo de Guardias de Corps, dando inicio así a su carrera militar. Participó en el Motín de Aranjuez, en marzo de 1808, siendo uno de los encargados de la custodia de Godoy después de su detención y hasta su entrega a los franceses. Al producirse la invasión napoleónica, abandonó el Ejército para incorporarse a las filas de los que luchaban contra los franceses. Nombrado capitán de uno de los batallones ligeros organizados por el señorío de Vizcaya. Hecho prisionero en Ferrol en enero de 1809, se evadió, incorporándose al Regimiento de Infantería de la Princesa, al mando del general Ballesteros. La Regencia le reconoció el grado de teniente, destinándolo al Regimiento de Dragones de Lusitania. En octubre fue destinado al Regimiento de Caballería de Húsares de Galicia, donde desempeñó labores Francisco Romero Robledo de formación de tropa, como maestro 872 REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Noviembre 2018


RAA_878
To see the actual publication please follow the link above