Page 75

RAA_878

Martín del los Heros y Bárcenas de cadetes y profesor del colegio militar de Santiago, reconociéndosele, en mayo de 1811 el grado de capitán que le había sido concedido por la Diputación vizcaína. Destinado al 6.º Ejército en 1812, asistió al sitio y rendición de Astorga, distinguiéndose en las acciones de Benavente, Burgos y Rioseco, estando presente en la retirada de Ciudad Rodrigo. Con la proclamación de la Constitución de 1812, obtuvo su primer empleo civil por recomendación del marqués de las Amarillas, siendo nombrado oficial 7.º de la Secretaría de Estado y del Despacho de la Gobernación de Ultramar y secretario de su majestad el 6 de diciembre de 1820. La intervención, en abril de 1823, de los Cien Mil Hijos de San Luis hizo que regresara al Ejército, abandonando el país cuando, en octubre, el rey Fernando VII recobró el poder absoluto y declaró nulos todos los actos gubernamentales anteriores a 1820. Regresó después del fallecimiento de Fernando VII, recibiendo el nombramiento de ministro de la Gobernación el 15 de septiembre de 1835, con carácter interino, en el gabinete progresista de Mendizábal, en sustitución de Ramón Gil de la Cuadra, siendo confirmado en el cargo el día 27 del mismo mes, desempeñándolo hasta el 15 de mayo de 1836. Elaboró y defendió un nuevo proyecto de ley electoral, basado en un sistema de sufragio directo, y en la elección por provincias, de cuya adopción o no dependía el futuro político tanto de moderados, contrarios a este sistema, como de progresistas. A pesar del reconocimiento exterior de Isabel II, logrado tras la firma de la Cuádruple Alianza, el país se vio inmerso en la primera guerra carlista (1832-1839), que encontró también apoyo en los sectores más tradicionalistas de la Iglesia, viéndose Martín de los Heros enfrentado a las actividades favorables a la causa de numerosos clérigos. Son igualmente destacables algunas disposiciones relativas al desarrollo de la ciencia y de la educación, reflejo del interés despertado por estas cuestiones durante su estancia en Lieja: la creación de un colegio científico para las ciencias de aplicación, mediante Real Decreto de 19 de noviembre de 1835; las instrucciones para la mejora de la enseñanza primaria recogidas en la Real Orden de 4 de febrero de 1835 y las disposiciones sobre la formación de los estatutos de las sociedades económicas contempladas en la Real Orden de 14 de febrero de 1836. Su participación en la actividad de las Cortes Constituyentes (1836-1837) fue intensa. En esta legislatura desempeñó la vicepresidencia del Congreso en abril de 1837 y el cargo de presidente desde el 3 de mayo hasta el 1 de junio del mismo año. Sus intervenciones en los debates fueron igualmente numerosas, siendo reseñables las relativas al proyecto de Constitución, de la que aparecerá como firmante una vez aprobada, jurándola el 18 de junio de 1837. Las reformas legislativas adoptadas por el Gobierno moderado en junio de 1840, destinadas a modificar el sistema político, aun manteniendo la Constitución, provocaron la sublevación de Barcelona en julio y la llegada de Espartero al Gobierno en octubre, quien asumió la regencia. Tras estos sucesos, Heros, fue nombrado director de la Biblioteca Nacional, cargo que aceptó sin sueldo. Un decreto de 2 de diciembre de 1840, le designó intendente general de la Real Casa y Patrimonio, puesto que le puso frente a una difícil situación interna. El nombramiento de González Bravo como jefe del Gobierno, que dio inicio a la Década Moderada (1843- 1854), supuso su retraimiento de la vida política. Confirmado como miembro numerario de la Real Academia de Calle de Martín del los Heros REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Noviembre 2018 873


RAA_878
To see the actual publication please follow the link above