Page 96

RAA_878

una red de mensajería que en muchos aspectos supera a WhatsApp –espe‑cialmente en seguridad– y además es software libre, no permite, sin embar‑go, la creación de redes federadas ni paralelas al original. No obstante, en el caso del microblogging, Mastodon es un servicio si‑milar a Twitter, pero donde cualquier usuario puede montar su red propia y decide si «federarse» o no con los otros servidores o se mantiene aislado. También se trata de software libre. El uso de las redes sociales como medio de comunicación de la organi‑zación supondría establecer una nueva forma de establecer los flujos de infor‑mación, quizás incluso de crear flujos nuevos que permitan la circulación de la inteligencia y un enriquecimiento del acervo colectivo que derive en me‑jores resultados. No quiero cerrar esta meditación sin recordar un experimento pionero que se realizó en su momento en el Ejército del Aire. Al extenderse la red Notes por las unidades se creó en su seno el «Foro del Ejército del Aire». Era un foro de mensajes al uso de los que estaban de moda en los portales de la época en Internet. Un tablón de anuncios donde se colgaban preguntas se ofrecían respuestas y se establecían diálogos entre todos los usuarios de la red. Tras un tiempo de funcionamiento acumuló logros positivos y negativos en el campo de la comunicación trans‑versal. El mando «en su superior cri‑terio » decidió suprimirlo. Desechada su utilidad o su oportunidad, no pier‑de su mérito como hito en la historia de la organización. En un medio que era nuevo para muchos de sus usua‑rios cuyo lenguaje era desconocido por muchos, ponerlo en marcha y mante‑nerlo fue una muestra de la vitalidad y capacidad de innovación de nuestra organización. SOCIEDAD PENSAMIENTO CRÍTICO El momento actual, la ciberguerra ocupa los titulares de todos los perió‑dicos y revistas. La novela de ciencia ficción El juego de Ender tiene como mar‑c o p r i n c i p a l de la trama la búsqueda de un líder que pue‑da conducir a la victoria en una previsible‑mente próxi‑ma e inevitable guerra espacial. El desenlace, inesperado en muchos aspec‑tos, encierra una verdad his‑tórica: las gue‑rras las vencen aquellos que son capaces de innovar aplican‑do soluciones originales a pro‑blemas antiguos o resolviendo adecuadamente los problemas nuevos. Quienes piensan que la cibergue‑rra es algo completamente nuevo se equivocan en gran medida. La clave de la ciberguerra no son las redes, los ordenadores o los flujos de infor‑mación. La clave siempre es cómo afrontamos los problemas y cómo los solucionamos. La clave es el liderazgo. La aviación es un paradigma muy útil para el análisis de la evolución de la ciberguerra: ambas tienen com‑ponentes tecnológicos importantes que se desarrollan de forma muy rá‑pida produciendo situaciones cam‑biantes que requieren inteligencia, claridad de juicio y decisión. El Ejército del Aire ha identificado la importancia del liderazgo como un factor de éxito y ha establecido el modelo que debe formar parte de la cultura corporativa a través de la IG‑00‑4, publicada en 2015. En sus 53 páginas se refiere a la innovación en nueve ocasiones. Después de las personas, establece como segunda prioridad del modelo las ideas, ha‑ciendo énfasis en su proactividad, innovación y creatividad. La aviación es una tecnología joven que se ha desarrollado rápidamen‑te. Acertadamente se nos dice que la creatividad y la innovación nos de‑finen. El espíritu de equipo y el am‑biente de trabajo deben favorecer esa innovación que nos conduce a la victoria, animando a todos a aportar esas nuevas ideas sin miedo al fra‑caso. Innovar supone poner en cues‑tión lo existente y animar a hacerlo en una organización que también tie‑ne como valores la tradición, el res‑peto a las normas y la disciplina; es una actitud muy valiente que muestra la confianza que el mando tiene en la madurez y profesionalidad de los miembros del Ejército del Aire en to‑dos sus escalones, confiando en que sabrán diferenciar los meros cambios de las mejoras, que serán conscientes de que para que los primeros lleven a las segundas son necesarios errores y que estos son una oportunidad para progresar. Nuestra IG solo menciona la crítica una vez, como una de las actitudes que debe mantener el líder como subordi‑nado. Animar a la crítica y educar en ella supone un cambio radical de las 894 RREEVVIISSTTAA DDEE AAEERROONNÁÁUUTTIICCAA YY AASSTTRROONNÁÁUUTTIICCAA // NNoovviieemmbbrree 22001188


RAA_878
To see the actual publication please follow the link above