Page 108

RGM_275_3_OCTUBRE_2018

TEMAS PROFESIONALES tiempo de formación, de alumno, en relación con el de servicio nos indicaría hasta qué punto la formación está amortizada. pero este sería otro asunto a desarrollar en otro artículo. En general se observa que, en mayor o menor medida, en todas las épocas la exigencia de tiempos mínimos de formación y de embarque ha garantizado la experiencia para el acceso a suboficial. Como excepciones, aparte del período actual, la menor experiencia requerida se produjo a tenor de la Ley del voluntariado Especial. fueron los conocidos como vITEs, vOTEs, de los cuales todavía queda el recuerdo. gracias a la relativa poca vigencia de este sistema de promoción no se perdió el mencionado know-how al coincidir con antiguos equipos de profesionales de gran saber hacer. Otra singularidad es el sistema actual, en sus dos modalidades de acceso directo y promoción interna. En el primer caso, no existen tiempos mínimos. En el segundo, para acceder a la promoción interna basta llevar un año de marinero, sin que este tenga que ser de embarque. Existe además la posibilidad de cambio de especialidad, por lo que el año mínimo de servicio no se puede anotar como experiencia en su totalidad. Como compensación, los nuevos suboficiales tienen un período de formación mayor que en anteriores épocas, aunque gran parte del esfuerzo se deriva del estudio de titulaciones de técnico superior. por acceso directo, tenemos un contramaestre únicamente con tres años de formación, y por promoción interna, con poco más de cuatro y sin estrenar el chaquetón de mar. Entendemos que se está primando la juventud frente a la experiencia en el caso de los suboficiales, a la vez que se desecha la veteranía de la marinería que alcanza los 45 años. Concluyendo Ante la opción de prescindir de Rupérez o del sargento 1.º contramaestre, el comandante de la fragata clase Álvaro de Bazán es muy posible que se decantara por quedarse con el primero. señal de que, quizás, algo no está funcionando del todo bien. Tradicionalmente la Armada ha valorado positivamente la experiencia del personal. Muestra de ello son los datos extraídos del cuadro con los requisitos para los ascensos: en todas las épocas ha habido una exigencia de tiempos mínimos de formación y de embarque para los ascensos a suboficial, mientras que en la actualidad estos son mínimos o inexistentes. Como ejemplo del menosprecio del valor tradicional de la experiencia es el pase a la reserva de marinería experimentada al cumplir los 45 años, prefiriéndose juventud con mayores dosis de formación frente a veteranía. no es un hecho aislado que se produzca solo en la Armada. La experiencia es un valor denostado en la sociedad actual. A la vejez se le atribuye el estan 2018 539


RGM_275_3_OCTUBRE_2018
To see the actual publication please follow the link above