Page 113

RGM_275_3_OCTUBRE_2018

TEMAS PROFESIONALES especial del Comité de Defensa Imperial. Dio instrucciones a los ministros en conexión inmediata con la situación exterior y con los servicios de la guerra, incluyendo, por supuesto al Ministro de hacienda. También estaban presentes los principales jefes del Ejército y la Marina. yo fui invitado a asistir aun cuando mi departamento no estaba directamente interesado. Estuvimos reunidos todo el día... por la mañana, informó el Ejército; por la tarde la Marina. El general Wilson, como Jefe de las Operaciones Militares, expuso los puntos de vista del Estado Mayor, al pie de un inmenso mapa, traído especialmente a la reunión, explicó con una exactitud magnífica, que el tiempo después confirmó, el plan de ataque alemán a francia en caso de una hipotética guerra de Alemania y Austria por una parte y francia y Rusia por otra.... naturalmente se discutieron y se examinaron muchas cuestiones antes de que suspendiéramos la sesión a las dos de la tarde. Cuando se reanudó una hora más tarde, fue el turno del Almirantazgo, y el primer Lord naval, sir Arthur Wilson, expuso sobre otro mapa sus puntos de vista sobre el plan que teníamos que seguir en el caso de vernos inmiscuidos en la guerra. no reveló los planes de guerra del Almirantazgo, que reservaba en su mente, pero indicó que estos comprendían principalmente el bloqueo de todos los puertos enemigos. Enseguida se notó que había una gran diferencia entre los puntos de vista del Ejército y del Almirantazgo. Este sostenía, esencialmente, que teníamos que concentrar los esfuerzos en el mar, que si enviábamos nuestro pequeño ejército al continente, sería absorbido entre los contingentes inmensos que combatían allí y que, en consecuencia, el Almirantazgo creía que, si este pequeño ejército se mantenía en los barcos, o a punto de embarcar para emprender acciones contra las costas alemanas, se obtendría una retirada mayor de contingentes en línea de los alemanes, que efectivos empleados por nuestra parte. yo creía que el Estado Mayor general confiaba demasiado en el punto de vista del Ejército francés; conociendo su inclinación a la causa francesa, temía que su deseo fuera más allá de sus posibilidades... Los generales franceses mantenían la esperanza de que una audaz toma de iniciativa con una ofensiva vigorosa en Alsacia y Lorena, tendría como efecto la desorganización de los cuidadosos planes alemanes de marcha sobre parís a través de Bélgica. Estas apreciaciones se reflejaban en los informes del Estado Mayor Británico» (2). En las siguientes líneas se puede leer otra versión, corroborando la anterior, sobre la misma reunión, en la que se dan detalles de la capacidad de convicción de los representantes de la navy y del Ejército a la hora de exponer sus posturas: (2) ChuRChILL, Winston: La crisis mundial 1911-1918: Su historia definitiva de la Primera Guerra Mundial. 544 Octubre


RGM_275_3_OCTUBRE_2018
To see the actual publication please follow the link above