Page 116

RGM_275_3_OCTUBRE_2018

TEMAS PROFESIONALES (1993) (4) afirman que «las fuerzas terrestres en Irak y Afganistán no han acabado de encontrar su sitio, al no haber conseguido encontrar soluciones adecuadas al nuevo tipo de guerra». El ejemplo que ponen como analogía de la nueva era es que la guerra ya no es una cuestión de quién es el que pone más personal y tecnología sobre el campo de batalla, sino de quién tiene la mejor información sobre el campo de batalla: «Es como una partida de ajedrez, donde tú ves todo el tablero y el oponente solo ve sus piezas...». La guerra en red es un modo de conflicto social, más débil que las contiendas militares tradicionales, en el cual los protagonistas (actores o nodos) usan formas de  organización en red  y doctrinas, estrategias y tecnologías relacionadas con la  era de la información  (teléfonos móviles,  faxes, emails, webs, videoconferencias, redes sociales). Estos protagonistas son generalmente un  conjunto disperso de nodos que se comunican y se coordinan en sus acciones, sin un órgano de mando central concreto y que comparten un conjunto de ideas e intereses. Todo esto no es en realidad algo nuevo. sin embargo, los militares —por la cuenta que les trae, al fin y al cabo se arriesgan a grandes peligros e imprevistos— son refractarios al cambio. no se necesitan masas de soldados, sino invertir en nuevas tecnologías de la información para conseguir visualizar en detalle todo el campo de batalla. Los ejércitos y las tácticas de las batallas de la primera guerra Mundial en poco se diferenciaban de los de Waterloo, pese a que había aparecido la ametralladora y el poder de la artillería resultó ser demoledor. En la segunda guerra Mundial, salvo los alemanes, se tardó un tiempo en reconocer las grandes ventajas de las unidades mecanizadas y acorazadas. hoy en día, el cambio está en las tecnologías de la información, un cambio tan revolucionario que existe solo desde hace un par de décadas y sin duda tendrá los mismos efectos que tuvo la Revolución Industrial y que ha coincidido además con un momento también de transformación del escenario estratégico. Después de la guerra fría, se produjo el auge de China, la vuelta de Rusia a la escena internacional y un lento declive de la hasta ahora potencia hegemónica. La experiencia de las guerras citadas ha demostrado que el empleo de grandes efectivos, un millón en la primera guerra del golfo, no solo no arregló la situación, sino que esta región, y posteriormente el norte de África y por supuesto siria, son hoy en día focos de inestabilidad a los que no se les ve el final. ninguna de las distintas organizaciones terroristas, Al Qaeda, IsIs, hamás, hezbolá, Boko haram, ha desaparecido y, sin embargo en términos de efectivos, apenas llegan a una división. un informe de la CIA de agosto del 2014 estimaba los efectivos del IsIs entre 20.000 y 31.500 en Irak y siria, cifras confirmadas por el Ministerio de Defensa francés. El us CEnTCOM por las mismas fechas daba una cifra a la baja, entre 9.000 y (4) ARQuILLA, John, y ROnfELDT, David: «Ciberwar is Coming!». Rand Corporation. 1993. 2018 547


RGM_275_3_OCTUBRE_2018
To see the actual publication please follow the link above