Page 160

RGM_275_3_OCTUBRE_2018

PAÑOL DEL ESPAÑOL cerca de la amura, la parte del costado del buque donde este empieza a estrecharse para formar la proa. ¿Cómo se llamaría, entonces, si estuviese aparejado en las proximidades de la aleta, o sea, donde la popa comienza a dejar de llamarse popa? y si me ha descolocado lo que acabo de escribir, ¡qué decir sobre la procedencia catalana del vocablo, en alusión a la cornamenta de una cierva! sin duda, se debe al aspecto que tendrían algunos de esos pescantes. El Tercio de Levante Cambiando de rumbo. Mejor, de tercio. siempre me ha chocado, y lo sigue haciendo, la expresión «el Tercio de Levante ». y no me trastoca porque esté mal dicha, sino por todo lo contrario: es correcta gramaticalmente hablando, aunque hay un matiz que unas líneas más abajo sacaré a relucir. Lo curioso es que llevo diciendo, y escuchando, toda la vida «Tercio norte» y «Tercio sur». y digo que lo suyo sería llamar a estas unidades: «Tercio del norte» y «Tercio del sur», ¿verdad? ¿por qué solemos usar la preposición de solo con el que está ubicado en Cartagena? ¿y por qué no decimos «Tercio del Levante»? si de lo que se trata es de ahorrar palabras o letras a la hora de hablar o escribir, el vocablo «Levante» tiene tres sílabas y, puestos a quitar, ¿por qué escatimamos la preposición en el norte y en el sur cuando estos puntos cardinales tienen menos sílabas que Levante? Es una paradoja cuyo motivo se me escapa. Ruego a mis compañeros del renombrado Cuerpo de la Infantería de Marina que me ayuden a encender las luces en tan trascendental y enjundioso asunto, no vaya a ser que usurpando la susodicha de (o la contracción del) ofenda en su eterno descanso a don Miguel de Cervantes (y más recientemente al capitán Alatriste), de tal guisa que a estos famosos infantes de Marina solo les quede batirse y terminen utilizando mi hígado como vaina para enfundar su filosa (4). por cierto, el actual director de nuestra querida REvIsTA gEnERAL DE MARInA pertenece al citado Cuerpo. seguro que tendrá la respuesta preparada antes de que esta colaboración se publique, si la considera digna de tal honor. Arrojado está el guante. Me voy a ir yendo Bueno, para acabar me voy a ir yendo (curiosa manera esta de usar el verbo ir en presente, infinitivo y gerundio en solo cinco palabras, con el significado, paradójico, de que todavía no he emprendido la marcha aunque esté a punto de hacerlo) antes de que los infantes de mi brigada, entre los que hay alguno de corpulencia reconocida —no hace falta tener el ojo avizor para detectarla, salta a la vista— me ensarten como una sardina espetada en una pica de esas que usaban sus antecesores de los gloriosos Tercios viejos creados por el emperador Carlos I. (4) filosa es una germanía que en el siglo de Oro se empleaba con el significado de espada. según el DRAE, germanía es la «jerga o manera de hablar de ladrones y rufianes, usada por ellos solos y compuesta de voces del idioma español con significación distinta de la verdadera, y de otros muchos vocablos de orígenes muy diversos». Agustín E. gOnZÁLEZ MORALEs (Ing.) 2018 591


RGM_275_3_OCTUBRE_2018
To see the actual publication please follow the link above