Page 36

RGM_275_3_OCTUBRE_2018

TEMAS GENERALES evidenció una tendencia que ha ido afianzándose: la incorporación a la filas yihadistas de población autóctona, incluso algunos de ellos se convertirán en líderes. un primer ejemplo de ello fue la aparición del Movimiento por la unicidad y la yihad en África del Oeste (MuyAO). El grupo fue la primera escisión de AQMI, fechada en 2011, cuando anunciaron su existencia con motivo del rapto de tres cooperantes europeos, dos de ellos españoles, en el campo de refugiados de Tinduf, Argelia. Desde entonces, la banda, hoy dividida en otras agrupaciones con cierta base local, reivindicó la expansión de la yihad armada a todo el África occidental, enfatizando que sus miembros y líderes no son argelinos, en contraposición con AQMI, sino con un componente local importante del norte de Mali. La ocupación yihadista del norte de Mali Tras el éxito inicial de la rebelión tuareg en el norte de Mali a principios de 2012, las organizaciones autodenominadas yihadistas no dudaron en sumarse a los enfrentamientos con el gobierno maliense con el objetivo de crear un Estado Islámico y yihadista en el norte del país. su gran potencial armamentístico, distribuido en las diferentes brigadas repartidas geográficamente en la zona, les reportó un importante peso en la expulsión del Estado maliense. Tras la derrota del ejército, las organizaciones pasaron a controlar durante varios meses las ciudades de Tombuctú y de gao, así como la región de Kidal, que se cree que compartieron con otro grupo armado, el Ansar ad-Din, del exlíder maliense tuareg Iyad Ag ghaly. Esta agrupación, originaria del norte del país, finalmente pasó a sumarse a la galaxia yihadista, confirmándose la evolución del movimiento en la zona de una clave extranjera hacia una más local. Durante esos meses de control de ciudades y de regiones en el norte y centro de Mali, se pusieron de manifiesto algunos de los elementos que han hecho que, a pesar de la intervención internacional militar en el país en 2013, los grupos autodenominados yihadistas sigan teniendo éxito de reclutamiento y cierta simpatía entre algunas de estas comunidades. En un principio el grupo rebelde Movimiento de Liberación nacional del Azawad (MnLA) ocupó las principales ciudades, pero su control duró poco, ya que fue rápidamente usurpado por los miembros de AQMI, MuyAO y Ansar ad-Din. Estos grupos pasaron a administrar ciudades y poblaciones apoyándose en las viejas rencillas locales entre comunidades étnicas e intraétnicas y en la situación de inseguridad y desorden que la conquista por el MnLA había causado en lugares como gao o Tombuctú. Los grupos autodenomindos yihadistas promulgaron la bandera del islam y pusieron el foco en la igualdad entre etnias y la impartición de ley y orden mediante la aplicación subjetiva de la ley islámica o sharía. Los líderes yihadistas supieron conectar con las poblaciones y ser aceptados como mediadores y administradores en un momento convulso para 2018 467


RGM_275_3_OCTUBRE_2018
To see the actual publication please follow the link above