Page 45

RGM_275_3_OCTUBRE_2018

TEMAS GENERALES guel. A su rescate acudieron el crucero Reina Regente, el Lauria y el cañonero Recalde, que terminaron hundiendo al General Concha ante la imposibilidad de rescatarlo. por su actuación el alférez de navío Rafael Izquierdo y gener recibió la Cruz Laureada de san fernando de segunda Clase. El inicio de la primera guerra Mundial trajo consigo la paralización de las operaciones terrestres y navales en el Rif, que se reanudaron al mando del general Dámaso Berenguer en 1919 contra los focos de resistencia que mantenía El Raisuni, una campaña que terminó el 14 de octubre de 1920 con la toma de la ciudad santa de Xauen. España no supo aprovechar esos años de relativa tranquilidad que proporcionó la primera guerra Mundial para pacificar el protectorado. El Raisuni, enemigo eterno del general silvestre y ocasional amigo de España, lamentaba ante un represente del cónsul Zugasti «la lentitud con que son tratados por España estos asuntos los del protectorado». El mismo año que se apagó la revuelta liderada por El Raisuni, el gobierno decidió comenzar las operaciones para controlar la zona oriental del protectorado, donde se encontraba la cabila de Beni urriaguel, el principal núcleo de resistencia rifeña que dirigía Abd el-Krim, un antiguo funcionario al servicio de España en la ciudad de Melilla. Esta progresión daría lugar al episodio más trágico de nuestra presencia en el norte de África: Annual. Este episodio condujo a una redefinición de la política colonial de España en la guerra del Rif y a una de las más importantes crisis políticas entre las que socavaron los cimientos de la monarquía liberal de Alfonso XIII. El contexto estratégico Tras Annual, el «Informe picasso» dio a conocer la situación del Ejército en África. un Ejército tan desmoralizado que el general primo de Rivera se vio en la necesidad de dictar, con fecha 3 de octubre de 1924, una severísima orden: «Es lamentable que en estos momentos las tropas se entreguen al pesimismo, el cual está destruyendo la moral del Ejército. A fin de poner remedio a un tal desgraciado relajamiento, ordeno a todos los jefes, oficiales y soldados que se abstengan de toda crítica o discusión sobre estas cuestiones; en cambio, deberán poner inmediatamente bajo arresto a cualquier subordinado militar, o personal civil, que me desobedezca, entregándomelo para ser procesado en un consejo de guerra, donde, a menos que me demuestre su inocencia, será ejecutado. El Alto Mando del Ejército se halla autorizado, desde esta fecha, a imponer el citado castigo a aquella persona que se resista o que muestre señales de desobediencia en el campo de batalla.» 476 Octubre


RGM_275_3_OCTUBRE_2018
To see the actual publication please follow the link above