Page 54

RGM_275_3_OCTUBRE_2018

BAnDERA EnCARnADA y AMARILLA José Ramón vALLEspÍn góMEZ Simplemente (RE) E ha dicho oficialmente, y se viene leyendo en la prensa, que se celebra este año el 175.º aniversario del establecimiento de la enseña roja y gualda como bandera de España.  En síntesis, las razones para establecer tal efeméride son las siguientes: La bandera roja y gualda se identificó con la nación española por un decreto de Isabel II de 13 octubre de 1843. A partir de entonces fue reglamentaria para todas las unidades militares españolas y poco a poco se fue extendiendo a todas las instituciones del Estado. La Armada tiene protagonismo en esta historia porque esa orden de la Reina convertía en bandera nacional la que había sido hasta entonces, desde 1785, la que usaban los barcos de guerra españoles, ya que así lo había establecido mediante un decreto de 28 de mayo de 1785 Carlos III, preocupado porque el pabellón que usaban hasta entonces sus buques de guerra se confundía «a largas distancias ó con vientos calmosos » con los que utilizaban las marinas de otras naciones, dando lugar a desagradables y a veces belicosas confusiones. Medió conveniente concurso conducido por el ministro de Marina valdés y resuelto por el propio rey Carlos. Entre una fecha y otra aquella bandera encarnada y amarilla —según la definición precisa del decreto real— se impuso primero, reglamentariamente en 1793, a las instalaciones de tierra de la Armada, y luego, espontáneamente al rebufo del desorden de la guerra contra la invasión napoleónica, a determinadas unidades del Ejército, principalmente de voluntarios. A riesgo de repetir lo ya conocido, se puede añadir un par de detalles interesantes, 2018 485


RGM_275_3_OCTUBRE_2018
To see the actual publication please follow the link above