Page 64

RGM_275_3_OCTUBRE_2018

TEMAS GENERALES men es hito muy importante, quizá el que más, en el desarrollo del concepto moderno de nación, pero en realidad, aunque en una forma más primitiva, ya existía. no se puede dar una fecha del nacimiento del concepto o de la realidad de la nación, y sobre esto volveremos más adelante. pero otros tienen diferente opinión. para ellos, si no existía la nación no podía haber una bandera nacional y, por tanto, hasta que España, con la Constitución de 1812, se transforma según los nuevos cánones, la bandera roja y gualda tiene que ser considerada solo la enseña o pabellón naval, no nacional, digan lo que digan los periódicos de la época, que en realidad solo reflejan la legalidad. habrá notado el lector que, sin esperar a llegar a este punto, muchos párrafos atrás nos hemos referido a la bandera del Decreto de valdés y a las de los barcos anteriores como enseña nacional porque realmente así es como la refieren los documentos oficiales que la regulan, que son muy numerosos durante el siglo anterior, especialmente en las sucesivas ordenanzas de la Armada —las de fernando vI, de 1748 (7), y las de Carlos III, de 1793— y en el propio Decreto de Carlos III de 1785. veamos qué razones hay para que fuera así. hay acuerdo entre los vexilólogos sobre que las banderas nacieron sustancialmente como símbolos militares y que representan generalmente la identidad del jefe, lo cual servía para que los subordinados supieran dónde estaban, y para que su propio jerarca supiera si lo hacía bien o mal. De ahí se deriva lógicamente que cada uno necesitaba su propia bandera, por lo que un principio fundamental de la vexilología es que, a partir de un punto de la historia, las banderas de las unidades de los ejércitos eran diferentes entre sí. se distinguían las de unos regimientos de las de otros y dentro de cada uno había diferencias entre las coronelas y las sencillas —al menos en los ejércitos españoles—. Todo lo cual es indudable, pero pasa por alto el hecho de que en los barcos ese proceso no fue de esa forma porque, entre las utilidades que tiene la identificación del jefe, en la mar la primera era innecesaria. Queremos decir que si es necesario que los soldados de una compañía sigan a su capitán en la confusión de una batalla, o incluso simplemente en una marcha en tiempo de paz, eso obviamente no sucede en los barcos. nadie a bordo necesita otra cosa que mantenerse sobre cubierta o bajo ella. Los barcos se mueven con su dotación incorporada movidos por el impulso de su sistema de propulsión y guiados por la acción del timón, que obedece a las órdenes de su capitán, timonel mediante. Bastaría esto para explicar que los buques de una flota utilizan banderas identificativas exactamente iguales. pero no es más que una de las razones, y no la más importante, ya que que los barcos, sobre todo los de aquellos tiempos en que el concepto actual de (7) Curioso el comentario «... de su texto resulta curiosa la denominación de “nacional” que se le da a esta bandera, siendo que entonces aún no se hallaba extendido el concepto de nación tal y como hoy lo entendemos». Ibídem. 2018 495


RGM_275_3_OCTUBRE_2018
To see the actual publication please follow the link above