Page 82

RGM_275_3_OCTUBRE_2018

RUMBO A LA VIDA MARINA Jamás he visto un cangrejo que huya. Antes bien, he observado que ante cualquier atacante, por enorme que sea, el valiente crustáceo se yergue, presenta abiertas y amenazadoras las quelas y se apresta al desigual combate. El autor consiguió esta foto en las Ciénagas de Zapata, en Cuba. segundos después irremediablemente les iban a arrollar. Con ello queda claro que estos bichos, como el general Cúster del séptimo de Caballería, saben morir con la chulería puesta. y es posible que este temperamento, que habla a las claras de una disposición genética irrepetible en zoología, permita que los crustáceos, dentro de los artrópodos, sean uno de los grupos más florecientes del reino animal, aunque veremos que con limitaciones. y bien, ¿qué conclusiones podemos sacar de la originalidad de los crustáceos, de su cosmopolitismo, de su variabilidad, de su valentía, de su capacidad de adaptación para vivir aquí y allá, en tierra (que no en lo seco) y en la fosa marina, en el río o en las selvas tropicales? pues la primera es que parece, a todas luces, que a estos bichos les ha ido bastante bien en la evolución, y que por eso son un grupo próspero y combativo, un grupo inquieto al que la mar se les ha ido quedando pequeña y que por eso mandó una avanzadilla de cangrejos exploradores a tierra con la misión de estudiar si era factible colonizar lo seco mientras el grueso de la fuerza se mantenía acuartelada en la mar en espera de examinar los pertinentes informes. pero para este tipo de proyectos, rayanos en la gesta, hace falta contar con un buen armamento, y las branquias de los crustáceos, concebidas para el agua, en tierra son impedimenta anticuada, cosa de gusanos trasnochados y de pulpos carcas, un sistema respi- 2018 513


RGM_275_3_OCTUBRE_2018
To see the actual publication please follow the link above