Page 92

RGM_275_3_OCTUBRE_2018

TEMAS PROFESIONALES que, aunque no pusieron al buque en serio peligro, colapsaron su sistema de armas, dejando de cubrir el sector aéreo que tenía asignado. Esto lo había logrado una jauría de abejones construidos en gran cantidad de modo rudimentario. Como habrá descubierto el avezado lector, lo narrado hasta ahora es ficción pero, tras un análisis de lo ocurrido en la guerra de siria, tal vez no esté muy descaminado, ya que hay constancia de que el pasado 8 de enero la base aérea rusa de Khmeimim fue embestida por 10 aviones no tripulados y otros tres atacaron al cercano puerto de Tartus. se trataba de unidades similares a las utilizadas en aeromodelismo, construidas de plástico y madera, de una envergadura de unos tres metros que, accionadas por motores utilizados para cortadoras de césped, portaban diez granadas de fragmentación bajo de sus alas. Estos modestos aviones, guiados por gps con un alcance de unos 100 km y un coste inferior a los 2.000 dólares eran copia de los rusos del tipo Orlan-10 que, derribados por las fuerzas rebeldes, fueron capturados y copiados. Aunque los rusos aseguran que todos fueron derribados, parece que algunos aviones que se encontraban en las pistas quedaron dañados, aunque nunca sepamos con certeza el resultado del ataque. El Estado Islámico y otros grupos que actúan en siria han construido muchos «avispones» de este tipo. La palabra «dron» es una adaptación a nuestra lengua del sustantivo inglés drone, que corresponde a la traducción literal del término «zángano», utilizado para referirse a una «aeronave no tripulada». El término está registrado en la edición número 23.ª del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Rusia muestra los drones que atacaron sus bases en siria. (foto: www.elcomercio). 2018 523


RGM_275_3_OCTUBRE_2018
To see the actual publication please follow the link above