Page 44

RAA_879

PLANEAMIENTO Planear un ejercicio de esta magnitud no es tarea fácil. En primer lugar, estamos hablando de que la organización, 938 llevada a cabo por la nación anfitriona, Polonia, tiene que proveer de los servicios básicos para todos los participantes: alojamiento, manutención, transporte, etc; para los miembros de todas las naciones, que incluyen tanto pilotos como personal de mantenimiento y apoyo. Y todo esto, como acabamos de decir, es lo fundamental de cualquier ejercicio aéreo de entidad que tiene que estar bien atado para poder dar el siguiente paso. El NTM es un ejercicio orientado a las operaciones aéreas (¡manteniendo las tradiciones propias de los Tiger!) y es por ello que el planeamiento del ejercicio continúa por saber cuántos escuadrones van a participar, cuántos aviones van a aportar y qué rol quieren entrenar. Las implicaciones de estos datos son muy grandes, así como los tiempos de antelación que se cogen para ponerlos en común en una serie de reuniones llevadas a cabo por los jefes de operaciones de cada escuadrón a lo largo de los meses previos. Una de las ventajas de este ejercicio es que cada escuadrón reclama qué objetivos de entrenamiento quieren alcanzar, es decir, las misiones que han de volarse no vienen impuestas por ningún organismo superior ni predefinidas por la organización. Es por ello, que ya en esta primera etapa es cuando comienza el encaje de bolillos: «Mi escuadrón necesita realizar misiones de aire/aire contra amenaza superior y ser mission commader al menos dos veces», «Nosotros necesitamos defender una paquete aire/suelo formado por distintas plataformas en un ambiente con amenaza tierra/ aire (SAM)», «solicitamos un espacio aéreo que alcance hasta bloque 5 y tenga, como mínimo, 120 millas de largo», etc. La variedad es casi infinita y ajustarse a todas las necesidades es imposible. Es ahí donde reside la gigantesca labor de nuestros amigos polacos de satisfacer, en la medida de lo posible, todos los requerimientos y les puedo adelantar que, en gran medida, los cumplieron todos. Pero esto no acaba aquí y el reto continúa. La base aérea de Poznan-Krzesiny no tenía los procedimientos para lanzar y recuperar a tantos aviones en un intervalo de tiempo tan pequeño por lo que tuvieron que desarrollarse procedimientos especiales y rutas de entrada y salida nuevas para gestionar este gran volumen de tráfico aéreo. Todo ello por no hablar de las zonas de parking, procedimientos de rodaje, capacidad de repostaje, hangares, salas de planeamiento y equipo personal de vuelo para los escuadrones y una cantidad ingente de detalles a los que seguramente tuvieron que enfrentarse y que a nosotros, cual invitados a una boda, nos pasaron inadvertidos. No obstante, este es el trabajo entre la organización y los participantes pero, ¿qué hay de la labor de planeamiento dentro del propio escuadrón y unidad para desplegar dos semanas en Polonia? Todo esto comienza justo en el momento en que recibimos la invitación de participar y el mando da su autorización. En lo que al Grupo de Fuerzas Aéreas respecta, este ejercicio comenzó como todos: buscando a alguien, dentro de la vorágine de las actividades del día a día, que tenga tiempo de hacer una lectura comprensiva de la información recibida y repartirla entre los compañeros para, fijado el día, se dieran las conferencias relativas al ejercicio. Así fue como llegaron los SPINS (special instructions), el ACO (air control order), la inflight guide y otros documentos más triviales, pero no menos importantes, como horarios de comida, teléfonos de contacto, ubicaciones varias dentro de la base, incluso una lista de restaurantes recomendados por la organización en la ciudad de Poznan. Además de trasmitir toda la información a través de conferencias, la idea era plasmar en formato cheklist toda la documentación susceptible de ser usada en vuelo como los perfiles para proceder a los alternativos, cálculos de combustibles, frecuencias a usar, esquema del aeródromo para rodaje, procedimientos NORDO, enganche de cable, la lista de waypoints, el mapa de las zonas de trabajo y un largo etc. En un análisis inicial, el espacio aéreo parecía muy complejo. Por un lado, las zonas de trabajo estaban compuestas por áreas de menor tamaño pegadas entre sí pero que alcanzaban distintas alturas, lo cual te obligaba a chequear constantemente el límite superior; Reunión de coordinación entre los distintos escuadrones REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Diciembre 2018


RAA_879
To see the actual publication please follow the link above