Page 92

RAA_879

Hace 80 años Gravemente tocado 23 diciembre 1938 Cuando el capitán Miguel Zambudio (20 años y 17 victorias confirmadas), pilotando el Chato CA-178, volaba al frente de su ya famoso Grupo n.º 26, ante la presencia de Fiat CR-32, a los que se agregaron BF-109, se entablo un violento combate al norte de Serós. En plena lucha fue alcanzado, sufriendo heridas graves en una pierna. Así se lo contó algunos años después a su ex jefe de escuadra Andrés García Lacalle. «Eran tantos los Fiat que me acosaban que se molestaban unos a otros para atacarme. Seguí defendiéndome y atacando desesperadamente hasta que recibí un balazo que me atravesó el muslo derecho. Al notar que me habían tocado redoblaron su agresividad para rematarme. Debilitado por la pérdida de tanta sangre y sin posibilidad de zafarme, aproveché una pequeña pausa Hace 80 años Madrina Sevilla 9 diciembre 1938 Derribado y preso, como ya se sabe, el capitán Salvador le sustituyó en el mando de la 1.ª Escuadrilla del 2-G-3, su compañero Manuel Vázquez Sagastizábal,Patiño, como se conoce cariñosamente al superdotado piloto, ha nombrado madrina de la Escuadrilla de los sevillanos, a su amiga de la niñez Mercedes Delgado Barea quien aparece en la fotografía luego de estampar su firma, Chica en la carena del tren, donde la Giralda –no se aprecia– había sustituido al 1 inicial. Nota de El Vigía: Chica es sobrina de los ilustres aviadores Guillermo y Manuel Delgado Brackembury; reconocido escultor este, y autor del monumento a las víctimas de la aviación española inaugurado en 1918 y, hoy día, situado en la lonja del Cuartel General del Ejército del Aire. para fingirme derribado y después enderezar rápidamente el avión rascando el suelo. Seguí por la carretera que va de Lérida a Reus; solo esperaba ver gente que pudiese socorrerme para efectuar un aterrizaje de emergencia. Milagrosamente ví una ambulancia camuflada a la sombra de una casa e inmediatamente intenté aterrizar en un sembrado próximo. Después de haber cortado motor para evitar el incendio, me sorprendió una línea telefónica que la salvé de un palancazo, pero tuve que resbalar de lado para evitar la pérdida y tomar tierra en desplome, lo que realicé tan felizmente que apenas rodó mi avión, quedando intacto. En ese mismo momento pasaron tres Fiat por encima y tuve que hacer un tremendo esfuerzo para salir del avión y arrastrarme un largo trecho. Afortunadamente los Fiat no me vieron. Poco después llegó el personal de la ambulancia, y no supe más porque me desmayé. Recobré el conocimiento en un hospital de campaña, donde me hicieron una transfusión de sangre. Posteriormente estuvieron a punto de amputarme la pierna debido a una grave infección. Por fortuna, mi organismo reaccionó bien y no hubo necesidad de llegar a tal extremo; sin embargo, como la bala me había seccionado el nervio ciático quedé seriamente incapacitado de ella». Llegó luego la tristeza del exilio, y en camilla, acompañado de Juan Comas, a quien precisamente había sustituido en la jefatura del Grupo n.º 26 cuando este resultó herido en una pierna –que hubo que amputársela– en el bombardeo de los Savoia 79 al campo de Monjos, pasó a Francia donde les esperaban campos de concentración. Requiriendo Zambudio de continua atención médica, conoció a Sophie, una enfermera alemana de la Cruz Roja con la que se casó. Libre en el país vecino, con la difícil pero imperiosa necesidad de buscarse la vida, trabajó de taxista; en su domicilio se dedicó una época a la confección de ropa de mujer, hasta que finalmente, junto a Ángel Sanz, la esposa de este y Jaime Mata, aviadores como él montaron una empresa en la que se jubiló. Regresó en alguna ocasión a su Murcia natal, pero falleció en Noisy Le Sec (París) el 3 de diciembre de 1996. Hace 45 años Desgracia Sevilla 12 diciembre 1973 A la una del mediodía, pilotado por el teniente Mariano Cuadra Lores, acompañado del capitán Francisco Sánchez Borrallo, despegaba de Tablada con destino a su base de Morón, el Texan C.6-184, número de puro 523-6. No habían transcurrido cinco minutos de vuelo, cuando, a unos 700 pies, virando a la izquierda para corregir el rumbo, el avión dio un hachazo a la derecha y entró en un viraje picando. A poca altura, el piloto logró sacarlo y continuó volando por derecho y muy bajo, pero con el semiplano izquierdo algo caído. Finalmente, el avión dio otro hachazo a la derecha y se precipitó al suelo en la hacienda La Corchuela, en el término municipal de Dos Hermanas. De resultas de la violenta colisión, pereció el teniente y resultó herido el capitán, quedando el avión prácticamente destrozado. Nota de El Vigía: El teniente Cuadra era hijo del teniente general de su mismo nombre, jefe del E.M. del Aire en aquellos días; otros generales habían pasado o pasarían también por el doloroso trance de perder un hijo víctima de la aviación. Recordemos al teniente Luis Bengoechea (1960), a Miguel Ángel Rubio en Aviaco (1973) y al brigada Santiago Bayo (1977). Hace 30 años Fallecimiento Madrid 28 diciembre1988 El día de hoy, ha falleció el célebre aviador Jesús Rubio Paz, piloto de la Escuadra de Morato, Medalla Militar individual y expresidente de la compañía Iberia. Satanás, como era apodado por sus compañeros –por no alargarse con la contraposición de sus apellidos Moreno Guerra–, inició su carrera aeronáutica en 1922 cuando, como soldado de Ferrocarriles, asistió en Burgos al segundo curso para pilotos de tropa. Al producirse el alzamiento militar, voló en los Breguet XIX de Zaragoza; luego en Burgos, junto a un par de Dragon Rapide; después en los Junkers 52, en las Pavas; (He-46) y ya alférez de complemento, en los Heinkel 51, 986 REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Diciembre 2018


RAA_879
To see the actual publication please follow the link above