Page 123

RHM_124

122 FERNANDO CALVO GONZÁLEZ-REGUERAL Day del Somme; Edward Thomas, muerto en Arras; Arthur Graeme West, capitán, caído a las afueras de Bapaume… La lista de poetas soldados y de soldados poetas muertos en acción durante la Gran Guerra sería intermina-ble. Todos ellos supieron corroborar con sus actos los lindos poemas que habían escrito en el frente y se ganaron por derecho propio un rincón en la Abadía de Westminster, donde son recordados para siempre. El sacrificio de toda una generación de jóvenes -continuado con el de otra veinte años des-pués- contribuiría a forjar un nuevo mundo y, desde luego, una nueva forma de entender la cultura, pues las vanguardias artísticas nacidas al calor de la Primera Guerra Mundial revolucionarían para siempre el canon artístico universal. FIG. 19. Tomb of the Unkown Warrior (Tumba del Soldado Desconocido), Abadía de Westminster, Londres (col. autor). Muy cerca del memorial a los poetas soldados de la abadía, en su nave central, reposan los restos de un soldado conocido solo por Dios en la única tumba sobre la que los visitantes y feligreses tienen prohibido deambular. El féretro con su cuerpo fue trasladado en un armón de artillería del Ejército francés tirado por seis caballos negros atravesando los campos de Flandes hasta un puerto del canal, donde sería despedido por el mariscal Foch. Tras cruzar el mar en el HMS Verdun, el día 11 de noviembre de 1920 un cortejo del Ejército británico igual de solemne lo trasladó hasta la iglesia después de atravesar las principales arterias de Londres, Hyde Park y el Cenotafio –monumento funerario simbolicamente vacío- seguido por una silenciosa muchedumbre. Allí sería recibido por cien damas que habían perdido a su marido y a todos sus hijos en combate junto a cien oficiales, suboficiales y Revista de Historia Militar, 124 (2018), pp. 122-128. ISSN: 0482-5748


RHM_124
To see the actual publication please follow the link above