Page 134

RHM_124

LA ÚLTIMA BATALLA DE LA GUERRA DE LOS 80 AÑOS… 133 enfrentamiento entre españoles y portugueses por el control de estas islas. El sultán de Tidore viendo en los castellanos el aliado perfecto para oponerse a su ancestral rival, firmó un acuerdo con ellos para así poder contrarrestar la alianza entre Ternate y Portugal. La llegada de los españoles era muy esperada por el sultán de Tidore, quien en un claro gesto de amistad fue a visitarles en persona a su barco (hecho simbólico y excepcional en la men-talidad y costumbres locales4). Las disputas entre los ibéricos se saldaron con el triunfo luso. La ce-sión de las derechos españoles hecha en 1529 por Carlos I al monarca por-tugués Juan III en el Tratado de Zaragoza dejó a los portugueses como los soberanos legítimos de este territorio. A pesar de ello, los españoles no ce-saron en sus ambiciones asiáticas. Desde España y América enviaron varias expediciones para cambiar la situación. Todas acabaron en fracaso por la fé-rrea oposición lusa y la falta de recursos y refuerzos para sostenerse en ellas. El dominio español sobre las Molucas por su lejanía de los territorios ame-ricanos se hacía inviable. Las cuatro expediciones enviadas: Loaysa (1526), Saavedra (1528), Grijalva (1538) y López de Villalobos (1542) acabaron fracasando una tras otra. Pese a todo, no fueron inútiles, ya que sirvieron para mantener y consolidar la alianza que en 1521 se firmó con Tidore. El dominio portugués en las Molucas al basarse en su alianza-control sobre el reino de Ternate, provocó que los monarcas de Tidore siempre viesen a los españoles como los socios perfectos para contrarrestar el poder de su ene-migo tradicional. Esta idea fue transmitida entre las diferentes generaciones de monarcas, llegando vigente hasta inicios del siglo XVII, cuando los es-pañoles abordaron la conquista de la isla de Ternate. Tal empresa militar fue facilitada por la ayuda del sultán de Tidore. La expedición procedente de Manila desembarcó en Tidore, para desde allí iniciar la conquista y el asalto de Ternate. Durante el último tercio del siglo XVI, el sólido establecimiento es-pañol al norte, en Filipinas, junto a la cada vez mayor debilidad del poder portugués en Ternate provocó que los españoles recuperasen el interés por este territorio. Los portugueses incapaces de hacer frente a las rebeliones lo-cales en un territorio muy alejado de sus centros de Goa y Malaca, acabaron siendo expulsados de la isla de Ternate en 1575. Tras un largo asedio de cinco años, el sultán Baab Ullah -cuyo padre, el anterior sultán fue asesinado por los portugueses- consiguió la expulsión de los portugueses de su fuerte 53 años después de su fundación. Los portugueses se refugiaron en Amboina, 4  ANDAYA, Leonard: The world of Maluku: eastern Indonesia in the early modern period. University of Hawaii Press, Honolulu, 1993, pág. 63. Revista de Historia Militar, 124 (2018), pp. 133-160. ISSN: 0482-5748


RHM_124
To see the actual publication please follow the link above