Page 188

RHM_124

EL MAPA DE AMÉRICA EN TIEMPOS DE CARLOS III 187 En paralelo, la serie de viajes desarrollados por Francisco Menéndez (1783-1794)40 condujo a los frailes hasta el lago de Nahualhuapi. Menén-dez supo dosificar los lapsos de actividad y de reposo para, conforme a la climatología, poder no solo sobrevivir sino incluso progresar. Buen marino y excelente andinista tenía grandes dotes de observación; es obvio, pues, que sus aportaciones a la geografía sean tan interesantes. Los cambios de vegetación, formaciones rocosas, divisoria de aguas, glaciares, morrenas, icebergs, lagos, nieve y hielo así como, también, sus pobladores fueron ob-jeto de su atención; la toponimia recuerda estos trabajos. 14. Provincia y archipiélago de Chiloe, 1786, del franciscano González Agüeros41 (RAH) La Araucanía fue un espacio menos extremoso desde el punto de vista geográfico pero especialmente difícil por su población; las sublevaciones del primer tercio del siglo XVIII liquidaron los asentamientos religiosos y 40  FONCK, F: Libro de los diarios de fray Francisco Menéndez. Valparaíso 1896. 41  Mapas del mismo fraile: “Situación de Santa Rosa de Ocopa”, “Entrada de los gentiles, vía Tarma y Chanchamayo”, “Plan de las misiones de Caxamarquilla”, “Descripción de los ríos Guánuco, Pozuzo, etc.”, “Islas del Pacífico con bocetos del padre Amich, 1786”, “Territorio de Ocopa a Huamanga”, “Mapa de Chiloé” y otra carta con informe del padre José García (Real Academia de la Historia). Ver Cuesta: Mapas de eclesiásticos citado; Catálogo: Los franciscanos y el Nuevo Mundo. Monasterio de Santa María de la Rábida, p. 69 y s. Abril-Mayo, 1992. Revista de Historia Militar, 124 (2018), pp. 187-208. ISSN: 0482-5748


RHM_124
To see the actual publication please follow the link above